Solana dice que comparar Montenegro con Euskadi «raya en el delirium tremens»

PNV y EA consideran positivo el resultado del referéndum y desean que «los vascos puedan también decidir» Acebes cree que utilizar la consulta «es un tremendo error»

BRUSELAS. El Alto representante para la política exterior y de seguridad de la UE, Javier Solana, afirmó ayer que cualquier comparación entre el referéndum de independencia celebrado en Montene- gro y el debate territorial en España «raya en el delirium tremens». Solana respondió así al ser preguntado sobre si la consulta de Montenegro abre la vía a la secesión de otros territorios, como el País Vasco o Cataluña.

«No hay ningún parecido entre Montenegro y la República Serbia y ningún país que forma ya parte de Europa, incluido el nuestro, España», manifestó Solana en una comparecencia ante la prensa tras una reunión entre el Comité Político y de Seguridad de la Unión Europea y el Consejo de la OTAN.

También descartó que haya un referéndum similar en el País Vasco o Cataluña. «Tengo mis dudas que haya alguna vez un referéndum en los dos sitios que ha mencionado», respondió al ser preguntado sobre el hecho de que delegaciones del Ejecutivo vasco y catalán hayan enviado observadores a seguir el proceso montenegrino.

Para salir al paso de que de Montenegro pueda suponer un precedente, el alto representante recordó que la posibilidad de celebrar un referéndum en este caso existe desde 2002 y está recogido en los acuerdos del Consejo de Europa tras la desintegración de Yugoslavia, para dar a todas las repúblicas, incluida Montenegro, la posibilidad de separarse de sus vecinos. «La ruptura de Yugoslavia es algo muy distinto de otras rupturas, que no se pueden comparar», insistió Solana.

Desde el PNV, el senador Iñaki Anasagasti calificó de «buena noticia» el resultado del referéndum de Montenegro y aseguró que se debería «reconocer» a los vascos su derecho a decidir. Subrayó que «ha sido una manera civilizada de resolver un conflicto que estaba enquistado históricamente» y añadió que cuando hay «voluntad política, las complejidades se resuelven». «Es una buena noticia y así se tienen que resolver los problemas en Europa -enfatizó-. Lo primero que van a hacer los montenegrinos es pedir su admisión en la Unión Europea y, por lo tanto, se separan para unirse. Es un planteamiento muy coherente».

Anasagasti insistió en que una consulta como ésta debería poder celebrarse en Euskadi porque «apelar en democracia al ciudadano nunca puede ser algo negativo, sino algo positivo».

Autodeterminación

El consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno Vasco, Joseba Azkarraga, consideró «positivo» el resultado del referéndum y coincidió en el deseo de que los vascos puedan también decidir su futuro «más pronto que tarde». En este sentido, subrayó que la aplicación del derecho a la autodeterminación «es un derecho del conjunto de los ciudadanos, por encima de cuestiones historicistas». De esta manera, mostró su deseo de que la sociedad vasca, «más pronto que tarde», pueda también pronunciarse.

El portavoz de la Ejecutiva del PSE-EE, Rodolfo Ares, pidió a los nacionalistas que dejen de comparar Euskadi con Montenegro y se preocupen por consolidar la paz en el País Vasco, cuyas «circunstancias no coinciden» con las de Montenegro. Ares apuntó que «a la inmensa mayoría de la ciudadanía de Montenegro lo que le gustaría sería parecerse a la ciudadanía vasca, tener su nivel de vida, sus derechos y su democracia absolutamente asentada».

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, expresó el «respeto» de su partido por el resultado del referéndum. «Somos respetuosos con un proceso que inició la Unión Europea en 2003, somos respetuosos con esta iniciativa y con el pronunciamiento que tiene su origen en la reflexión de la UE», aseguró Blanco.

«Utilización»

El secretario general del PP, Ángel Acebes, consideró «un tremendo error» que «determinados partidos nacionalistas» utilicen el referéndum de Montenegro para defender la independencia de algunas autonomías «o para ir a un modelo confederal», como a su juicio «pretende el Estatuto de Cataluña». Acebes criticó la «utilización equivocada, errónea y manipulada» de la situación de Montenegro «para trasladarla a España».

Batasuna señaló que el referéndum de Montenegro «demuestra que el derecho de autodeterminación es real y se aplica hoy en el corazón de Europa». Anunció que trabaja para que esta situación se desarrolle también en Euskal Herria. El pueblo de Montenegro «decidió libre y democráticamente su futuro» y la comunidad europea se implicó «de lleno» para que pudiera ejercer el derecho de autodeterminación.

El Departamento de Estado norteamericano saludó el referéndum de Montenegro, calificándolo de «libre y justo» y subrayando que cumplió con los estándares internacionales para un proceso democrático que marca la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE). AGENCIAS