Los grabados rupestres fueron el primer Kamasutra, según arqueólogos de la UPV

Marcos García Díez y su compañero Javier Angulo, autores del libro 'Sexo en piedra', defienden que en el Paleolítico superior el sexo dejó de ser un comportamiento biológico vinculado exclusivamente a la reproducción y se integró como un elemento cultural más.

EFE. SAN SEBASTIÁN

El erotismo no es algo exclusivo de los humanos actuales, los primeros Homo sapiens que llegaron a Europa hace unos 40.000 años tenían ya un complejo comportamiento sexual del que dejaron constancia en unos pocos grabados y pinturas rupestres, convirtiéndolos en el primer Kamasutra de la humanidad.El doctor en Prehistoria de la Universidad del País Vasco Marcos García Díez y su compañero Javier Angulo son unos de los pocos arqueólogos que han estudiado estas manifestaciones artísticas de patente carácter erótico que, según han explicado a Efe, demuestran que ya en el Paleolítico superior (38.000-9.000 A.C.) el sexo dejó de ser un comportamiento biológico vinculado exclusivamente a la reproducción y se integró como un elemento cultural más.Para Marcos García, coautor con Angulo del libro 'Sexo en piedra', esta temprana separación de lo sensual y lo meramente reproductivo se debe a que "el apetito sexual condiciona a los humanos como especie" y lo hace de una forma tan grande que nos ha llevado a plasmarlo en el arte desde la Prehistoria.García ha recordado las relativamente numerosas imágenes femeninas "sexuadas" datadas en esta época como las conocidas Venus, de rotundas y generosas formas, con las que los primitivos pretendieron "dejar constancia del papel generador de vida de las mujeres", o las representaciones de figuras masculinas en las que el falo erecto es la característica más visible de la virilidad.Imágenes un tanto abstractas que simbolizan vulvas y penes por medio de puntos y líneas son otras expresiones artísticas con las que los hombres primitivos documentaron su actividad sexual, aunque también lo hicieron de una forma totalmente realista en las paredes de unas pocas cavernas, desde Siberia hasta la península Ibérica.Javier Angulo ha aclarado que, aunque las imágenes de contenido sexual son muy escasas, en España existen algunos buenos ejemplos en la cueva de Los Casares (Guadalajara), donde puede verse una escena de coito, y en las grutas cántabras de Chufín y El Castillo, que cuentan con sendos grabados con formas fálicas.En otros yacimientos, sobre todo de Francia y Portugal, se han descubierto imágenes de cópulas, abrazos, besos, algún trío, sexo oral, un supuesto caso de bestialismo y hasta masturbaciones, todas ellas con un profundo carácter simbólico y erótico que "nos hablan de la forma en que estas personas entendían su propia sensualidad".Masoquismo, tríos y masturbaciónAngulo ha precisado que, aunque resulta "muy difícil" afirmar que los hombres prehistóricos practicaban el masoquismo, existe una "sospechosa" figura maniatada en el yacimiento ruso de Kostienki I que apunta en esta dirección, mientras que en Portugal se ha encontrado una roca que muestra una posible escena de bestialismo.El experto ha comentado que tampoco los tríos han podido ser constatados de una forma explícita, si bien en la excavación francesa de Enlene se localizó una placa grabada hace unos 13.000 años con dos personas en posición de coito y una tercera que los mira "en una actitud que recuerda al voyeurismo".El sexo oral también está presente en este Kamasutra prehistórico pero en muy pocos casos, tal vez el más significativo de ellos sea un grabado hallado en La Marche (Francia).La masturbación está documentada en un fino grabado de Foz Coa (Portugal), en el que unas líneas que salen de la cabeza de un hombre reflejan, en opinión de los investigadores, el momento del orgasmo.En cuanto a la homosexualidad, para García, que participará este mes en las VII Jornadas de Arqueología que la Sociedad de Ciencias Aranzadi celebra en San Sebastián, "no se puede afirmar ni negar" la existencia de esta tendencia sexual, porque "el carácter poco definido de los personajes" que participan en algunas de las escenas "deja abierta esta posibilidad".