Conde-Pumpido dice que no hará «gestos a la galería» en la lucha antiterrorista

ALFONSO TORICES

MADRID. El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, expresó ayer en el Senado su «más firme compromiso» en la lucha contra el terrorismo y aseguró a todas las formaciones políticas, en clara alusión al caso Otegi, que la Fiscalía no hará «gestos o aspavientos para la galería».

Conde-Pumpido, que ya aclaró el domingo pasado en Aragón que hizo lo que obligaba la ley al no pedir el encarcelamiento incondicional para el portavoz de Batasuna, señaló ayer en la Comisión de Justicia del Senado, a la que acudió a explicar las razones del cese, en enero pasado, del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, que «la estricta y rigurosa defensa del Estado de Derecho consiste en aplicar la Constitución y la ley atendiendo a las circunstancias de cada caso y con criterios estrictamente jurídicos». El fiscal general aclaró, «por si alguien puede confundirse o persistir en su error», que esta defensa férrea de la ley no consiste «en hacer gestos a la galería ni en obedecer criterios políticos -del Gobierno, la oposición o los medios de comunicación que apoyen a uno o a otro- ni en abrir caminos ni en obstaculizar intereses».

Vitto Corleone

El responsable del Ministerio Público se esforzó en pedir a los partidos, y en especial al PP, que saquen la actuación de su departamento del debate partidista, «en un momento en el que la fortaleza del Estado de Derecho es especialmente necesaria». Este llamamiento tuvo muy poco éxito. El portavoz del PP en la comisión, Agustín Conde, en una dura intervención criticada por el resto de los grupos, dijo al fiscal general que le era «indiferente» si le molestaba el control político, que le obligará a venir al Senado siempre que lo considere conveniente, y comparó su actitud para con Fungairiño con la de Vitto Corleone -el jefe mafioso de la saga El Padrino-.

Conde señaló que «la razón real del cese de Fungairiño es la política antiterrorista y la actitud de extrema dureza del ex jefe con los etarras». Dijo que el cesado era la «garantía» de esta lucha en la Audiencia Nacional y que por eso ahora la Fiscalía ni ha pedido la cárcel de Otegi ni actuó contra EHAK ni intervino contra el congreso de Batasuna.

El portavoz popular, antes de pedir la dimisión de Pumpido, elevó el tono final de su intervención para decir que, con motivo del caso Parot, «el fiscal general se puso de parte de los terroristas». La presidenta de la comisión y el resto de portavoces le pidieron a Conde que retirase la frase sin éxito alguno. COLPISA