La Junta andaluza insta al Gobierno a disolver el Ayuntamiento de Marbella

El Ejecutivo necesita un informe del Senado y de la Comisión de Administración Local

M. IGLESIAS M. SUÁREZ

MÁLAGA/MADRID. La Junta de Andalucía dará hoy el primer paso para que el Gobierno central disuelva el Ayuntamiento de Marbella y para que una gestora lo administre hasta las elecciones municipales de 2007. Una decisión extrema que nunca antes se había adoptado en España por parte del Ejecutivo central y que pretende acabar con la trama de corrupción urbanística destapada en la localidad malagueña.

La Junta andaluza considera que la situación es tan grave que hay que disolver el consistorio. El Consejo de Gobierno autonómico instará hoy al Consejo de Ministros a adoptar esa medida por entender que en Marbella se ha producido una gestión «gravemente dañosa para los intereses generales», supuesto que recoge el artículo 61 de la Ley de Bases del Régimen Local para poder disolver una corporación.

El Gobierno apoyará el requerimiento de la Junta. Pero para tomar una decisión firme necesita contar antes con un informe favorable de la Comisión Nacional de Administración Local -que reúne al Estado y a la Federación Española de Municipios y Provincias- y también otro del Senado, que elaborará a requerimiento de la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes.

Adelanto «imposible»

Lo que tienen claro el Gobierno central, la Junta de Andalucía y el PSOE es que es «imposible» adelantar las elecciones como pretende el PP. El primer partido de la oposición sostiene que la única solución para devolver la «normalidad» al municipio de Marbella pasa por la convocatoria de elecciones anticipadas, previa disolución del consistorio.

Los populares aseguran que «con voluntad política» es posible acelerar el acuerdo del Ejecutivo y la celebración de comicios municipales en plazo. De hecho, el grupo parlamentario del primer partido de la oposición en el Senado presentará hoy una moción para instar a los socialistas a acelerar el procedimiento y poder llevar a los marbellíes a las urnas cuanto antes.

Sin embargo, según la ley no se pueden celebrar comicios locales en el año previo a la fecha oficial de las elecciones municipales, previstas para mayo de 2007. Para adelantar las elecciones habría sido necesario que el Consejo de Ministros hubiera disuelto el Ayuntamiento y convocado elecciones municipales el pasado domingo. El secretario general del PP, Ángel Acebes, defendió el adelanto electoral porque la situación es «excepcional». COLPISA