El cerebro de la trama marbellí delegó en un bufete para poder dirigir sus empresas

La Policía cree que parte de la fortuna de Roca era blanqueada por letrados de Madrid

M. SÁIZ-PARDO A. ARJONA
El cerebro de la trama marbellí delegó en un bufete para poder dirigir sus empresas/
El cerebro de la trama marbellí delegó en un bufete para poder dirigir sus empresas

MADRID/MARBELLA. Juan Antonio Roca, el asesor urbanístico de Marbella y presunto muñidor de la trama de corrupción en el municipio, tuvo que recurrir a un bufete de abogados de Madrid porque «literalmente no daba abasto», según la Policía, para gestionar las 120 empresas 'pantallas' y sociedades ficticias creadas para ocultar su ingente fortuna acumulada durante 14 años en el consistorio. Roca ni siquiera podía recordar el nombre de la mayoría de las empresas que creó para opacar su emporio, según las mismas fuentes.

Los expertos de la Policía ya avisan de que harán falta meses para desenmarañar «sólo la superficie» de la red puesta en marcha por el presunto cerebro del último escándalo de la Costa del Sol.

Los documentos claves de esta primera fase de la investigación sobre la operación Malaya, desvelaron ayer fuentes del caso, son los que se han incautado en la sede madrileña del despacho de Sánchez Zubizarreta & Soriano Pastor, en el que fueron detenidos dos socios de la firma y otros cuatro letrados.

El interrogatorio policial durante los últimos días de estos seis abogados ha arrojado algo de luz sobre el origen de los 860.000 euros en metálico (euros, dólares y francos suizos) hallados en la caja fuerte del bufete el pasado 31 de marzo y que supuestamente sólo son el fruto de una «ínfima parte» de los turbios negocios de Roca en las últimas semanas.

Empresas estrella

El juez del caso, Miguel Ángel Torres, comenzó ayer a tomar declaración a los seis letrados, a los que acusa de ser los encargados de estructurar las sociedades del supuesto cerebro de la red, por lo que podría imputarles un delito de blanqueo de capitales.

Torres, además, decretó ayer prisión incondicional para Monserrat Corulla. Esta mujer se convirtió en el segundo supuesto testaferro de Roca encarcelado, después de que el instructor mandara a prisión a Óscar Alberto Benavente, al que la Policía acusa de gestionar para Roca 16 empresas en Madrid y Marbella, la mayoría inmobiliarias.

Las 120 empresas de Juan Antonio Roca y un millar de cuentas bancarias a su nombre y al de sus testaferros «con varias decenas de millones de euros» están siendo investigadas para saber en cuántos proyectos inmobiliarios estaba involucrado el gestor urbanístico, que con un sueldo anual de 150.000 euros había sido capaz de comprar un piso de lujo, un palacio, un hotel en Huelva, varias fincas y cotos, una cuadra de caballos de pura raza y una ganadería de toros de lujo, según la Policía.

Veintiuna firmas brillan con luz propia por encima del resto. La primera es Condear, una constructora a nombre de su amiga Corulla que edifica un hotel en la localidad murciana de Los Alcázares. Corulla además es la titular de, al menos, otras siete inmobiliarias en Madrid: Palacio de Villagonzalo, Inmobiliaria el Ángel de Tepa, Joal Soal, Inversiones Corbel y Unideba, según las mismas fuentes.

El bufete bajo sospecha gestiona otras dos empresas relacionadas con Roca llamadas Madesvaya y One Properties, que también en Murcia iban a construir una urbanización de casi medio millar de chalets. El socio principal del despacho, M.S.Z, tutelaba once empresas entre inmobiliarias rústicas y urbanas, financieras y sociedades inversoras en Madrid, Marbella y Aragón, siempre según fuentes policiales. A pesar de que la Policía tiene trabajo para «varios años» sólo con investigar las 120 empresas de los detenidos, los expertos sospechan de una decena de personas no arrestadas y presuntos 'hombres de paja' de Roca. COLPISA