La fiscalía boliviana apela la sentencia absolutoria del español Javier Villanueva

Al sevillano le acusaron de haber cometido el atentado con bomba que en 2004 acabó con la vida de la fiscal Mónica Von Borries

EFE | LA PAZ

La fiscalía boliviana ha apelado hoy contra la sentencia absolutoria dictada el mes pasado por un tribunal en favor del español Javier Villanueva, que había sido acusado del asesinato de una fiscal en la ciudad oriental de Santa Cruz.

El fiscal Joadel Bravo ha informado de que el recurso ha sido presentado al tribunal cuarto de sentencia penal de la Corte Superior de Distrito cruceña, que dictó el veredicto tras casi cinco semanas de juicio oral.

Bravo justificó su decisión porque, en su opinión, "se produjo una mala apreciación de las pruebas presentadas" por parte de los jueces encargados del caso, que deberán elevar la apelación a una de las dos salas penales superiores de la corte.

Tras ello, las partes tendrán un plazo de diez días para presentar sus alegatos y veinte días después se llevará a cabo una audiencia de fundamentación.

Realizada esa vista, la sala tendrá cinco días para decidir si procede la apelación, en cuyo caso podría dictar una sentencia condenatoria contra el español. De rechazarla, la fiscalía pretende presentar un recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia, con sede en la ciudad sureña de Sucre.

Un año y medio encarcelado

Villanueva, nacido en Sevilla (sur de España) hace 29 años y que reside en Bolivia desde hace un lustro, fue detenido el 28 de abril de 2004 y ha permanecido más de un año y medio encarcelado y más de cuatro meses en arresto domiciliario.

Al sevillano le acusaron de haber cometido el atentado con bomba que el 27 de febrero de 2004 acabó con la vida de la fiscal Mónica Von Borries, en una acción supuestamente realizada junto al italiano Marco Marino Diodato, el boliviano Freddy Hurtado y los brasileños Sandro de Carvalho y Ricardo Borba.

Diodato y De Carvalho son prófugos de la justicia, pero Borba y Hurtado fueron juzgados junto al español con distinta suerte, ya que el primero fue sentenciado a 15 años de cárcel por su complicidad en el crimen y el segundo puesto en libertad tras demostrarse su inocencia.

Villanueva se encuentra en libertad desde el pasado 16 de marzo, tras ser declarado inocente del crimen, pero hasta hace nueve días no pudo disfrutar la nueva situación porque no le retiraron la custodia policial dispuesta hasta que culminara los trámites para hacer efectiva la orden de arraigo que le impide abandonar el país.