Imaz cree que si los dirigentes de Batasuna no hacen política «son prescindibles»

El presidente del PNV considera que el posible encarcelamiento de Otegi «sería un paso muy negativo» Acusa a la izquierda abertzale de tener «vértigo político»

SAN SEBASTIÁN. El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, instó ayer a los dirigentes de Batasuna a «estar a la altura de las circunstancias» y a «hacer política» porque, de lo contrario, «es mejor que sean prescindibles políticamente y sustituidos por otra generación». «Si esta generación de dirigentes de la izquierda abertzale no están a la altura de las circunstancias y no son capaces de conducir a su mundo, que de una forma mayoritaria está reclamando que se den pasos hacia la paz y hacia la normalización política, posiblemente serán sustituidos por otros», recalcó.

Imaz se refirió, por otra parte, al posible encarcelamiento del dirigente de Batasuna, Arnaldo Otegi, y señaló que «sería un paso muy negativo» fruto, a su juicio, de la «politización de la Justicia». No obstante, insistió en que existen «suficientes factores objetivos para seguir avanzando hacia la paz, por encima de coyunturas puntuales».

En una entrevista concedida a la Cadena Ser, se refirió a la citación ante la Audiencia Nacional de varios dirigentes de la izquierda abertzale, entre ellos Otegi, y criticó que la Justicia «tiene excesivas dosis de politización en estos últimos tiempos», al «rebufo» de la utilización «continua» que se dio «en los tiempos de Aznar».

El presidente del EBB del PNV indicó que, en democracia, «procesar a dirigentes políticos no es precisamente el camino para la convivencia» y, tras lamentar que «en los últimos tiempos la justicia ha actuado sin excesivos rigores garantistas», señaló que «las personas que cometen delitos deben comparecer ante la justicia, pero, desde luego, no los dirigentes políticos por declaraciones o actuaciones políticas que puedan llevar a cabo».

Imaz afirmó que desearía que la citación de hoy «no tuviera más trascendencia» porque «sería bueno para la convivencia y la cohesión de esta sociedad», aunque aseguró no tener «datos que apunten en una u otra dirección».

En cualquier caso, indicó que «si hay riesgos en un proceso de este tipo, lo que hay que hacer es minimizarlos y la mejor forma de minimizar los riesgos hacia la paz es acortar los tiempos», algo que «está en manos de ETA», que tenía que haber dado hace tiempo «el paso del cese definitivo de la violencia». De esta manera, señaló, «se estarían reduciendo terriblemente los riesgos de que puedan pasar no sé cuántas cosas en el camino» como que los atentados «tengan consecuencias irreversibles algún día».

Preguntado por las declaraciones de Otegi en las que denunciaba que el juez Grande-Marlaska pretendía encarcelar a interlocutores imprescindibles, indicó que «políticamente imprescindibles no somos nadie». En este sentido, reiteró que en Batasuna existe «un vértigo político» a tomar las decisiones que «conduzcan de manera definitiva» a la paz y consideró que sus líderes deberían «llevar a cabo la transición de los tiempos de la violencia a la paz y a la democracia». AGENCIAS