Lokarri sucede a Elkarri con la meta de lograr «el acuerdo, la consulta y la reconciliación»

La nueva red ciudadana defiende un futuro alternativo al de «vencedores y vencidos» y un proceso de paz «en el que participen todos». El primer acto será una manifestación en Bilbao el próximo sábado.

Lokarri sucede a Elkarri con la meta de lograr  «el acuerdo, la consulta y la reconciliación»/
Lokarri sucede a Elkarri con la meta de lograr «el acuerdo, la consulta y la reconciliación»

BILBAO. DV. Una asamblea en el Palacio Euskalduna de Bilbao sirvió ayer para despedir a Elkarri y dar la bienvenida a la organización que le sucederá, que ha adoptado el nombre de Lokarri. La reunión fue también el marco en el que Jonan Fernández dijo adiós a su actividad pública al frente del movimiento social por el acuerdo y el diálogo. La red ciudadana que ayer aprobó sus estatutos y documentos fundacionales, será coordinada por Paul Ríos, quien destacó que la misión de la nueva organización será hacer de la propuesta de acuerdo, consulta popular y reconciliación un factor de unidad e integración social y política.

En el acto de presentación de la nueva red, cuyo nombre (lo que sirve para unir, en castellano) es idea del escritor Bernardo Atxaga, estuvieron presentes, entre otros, los dirigentes de EB José Ferrera, Julia Madrazo y Oskar Matute, la secretaria del EBB del PNV, Josune Ariztondo, la parlamentaria de Aralar, Aintzane Ezenarro, y el responsable de comunicación de ELA, Germán Kortabarria.

El primero en tomar la palabra fue el coordinador de Elkarri, Jonan Fernández, para señalar que este movimiento social ha cumplido, a lo largo de sus trece años de vida, la misión para la que se creó, y ha contribuido a la «aceptación social del diálogo y la mesa de partidos».

Fernández apuntó que la manifestación convocada para el próximo sábado en Bilbao, con el lema «Guztion artean. Paz, acuerdo, consulta» será el último acto de Elkarri y el primero de Lokarri, para presentar un futuro alternativo «al de vencedores y vencidos, y un proceso de paz para todos, en el que participen todos, incluidos el PP y Batasuna».

«Es hora de abrir el proceso de paz, de que acaben los actos de violencia, de modificar la política penitenciaria y de humanizar el conflicto», señaló Fernández.

A continuación, su sucesor Paul Ríos -quien integra el equipo directivo junto a otras diez personas- detalló los objetivos de Lokarri señalando que trabajará por la paz y la normalización teniendo como referencia tres principios básicos: la defensa de la no violencia, la vida y los derechos humanos como absoluto ético; la opción por el diálogo sin exclusiones y el pluralismo como fundamento de la convivencia; y el respeto a la voluntad popular y a los principios democráticos como regla básica de la política.

A estos objetivos unió otros tres: contribuir a preparar la reconciliación mediante la defensa de un discurso y propuestas integradoras; fomentar y facilitar la participación ciudadana en el proceso de paz; y «defender lo conquistado: la no violencia y el diálogo».

En lo referente a la consulta popular, Ríos indicó que ésta debería producirse tanto en caso de que existiese un acuerdo entre los partidos políticos vascos como en el de que no lo hubiera, «ya que la sociedad tiene derecho a pronunciarse ante un desacuerdo infinito o un deterioro imparable de la situación».

La nueva red, que contará con aportaciones ciudadanas como colaboradores, amigos o socios, estructurará su actividad en tres estructuras complementarias como son un observatorio social del proceso de paz y reconciliación, compuesto por un grupo de personalidades de distintas sensibilidades, que emitirá un informe trimestral sobre la situación y evolución del proceso de paz que incluya sugerencias y recomendaciones.

Red de apoyo

Otro instrumento será una red exterior de apoyo al diálogo, compuesta por las 30.000 personas u organizaciones del Estado y del ámbito internacional que han mantenido relación con Elkarri en sus trece años de existencia.

Por último, se pondrá en marcha una red ciudadana por el acuerdo y la consulta, integrada por 150.000 personas y organizaciones. Esta red será uno de los pilares de la actuación de Lokarri y su finalidad será informar, interrelacionar, alertar, movilizar y fomentar la participación ciudadana.