Las chicas de José Ramón

Las coralistas de Eresoinka rindieron ayer homenaje al director y fundador del coro tolosano, José Ramón Arteta, cuya hija, Ainhoa, se sumó a la fiesta

BEATRIZ LIRIO
Las chicas de José Ramón/
Las chicas de José Ramón

N«No imaginé nunca que mis niñas coralistas me hiciesen este entrañable homenaje y estoy profundamente agradecido. Después de tanto tiempo he vuelto a encontrarme con aquellas niñas, hoy mujeres, y hemos recordado vivencias que guardo de aquella época con especial cariño en mi memoria», así de emocionado se encontraba ayer el que fuera director y fundador del coro tolosano Eresoinka, José Ramón Arteta, padre de nuestra célebre e internacional soprano, Ainhoa Arteta, quien asistió también al homenaje, que tuvo lugar en el Restaurante Frontón de la villa tolosana con motivo de cumplirse el 30 aniversario de la Coral Eresoinka.

José Ramón Arteta, acompañado por su mujer Esther, sus hijos y familiares, comprobó ayer en esta «reunión de amigos» que la agrupación tolosana sigue latiendo, no en los escenarios pero sí en el corazón y recuerdo de todos sus componentes «y eso que yo era un director muy serio y disciplinado, pero tenía que serlo si quería conseguir y consagrar un buen coro y, al final, con este homenaje, me han demostrado que, en el fondo, mis coralistas me querían y yo también. Estoy muy emocionado de reencontrarme con tanta gente conocida y querida» confesaba ayer entre risas y lágrimas el alma mater del coro tolosano.

La Coral Eresoinka cosechó grandes triunfos allá por los años 70 y 80 y fue, y sigue siendo todavía hoy, un referente en el mundo coral tolosano. José Ramón Arteta logró hacer realidad su sueño de crear una agrupación infantil de gran calidad, que llegó a obtener importantes premios en prestigiosos concursos. Pasó el tiempo, aquellos niños y niñas fueron creciendo y Eresoinka, como coral, quedó en la reserva. Algunas de sus componentes siguieron juntándose para cantar en fechas señaladas. Casi todas se integraron en el Orfeón de Tolosa cuando éste se fundó. Sin embargo, todavía en el 2002, la Coral Eresoinka se hizo escuchar otra vez y asumió el reto de participar en el Certamen Coral de Tolosa. Compitió así, en la modalidad de grupos vocales. Fue la única agrupación femenina guipuzcoana que participó en el prestigioso concurso tolosano. José Ramón Arteta llevó a sus coralistas por la senda del palmarés. Entre los distintos premios que recogieron en su larga trayectoria destaca el primer puesto del premio nacional Unicef en 1983. El coro viajó en varias ocasiones a París, la Costa Azul, Grecia, la antigua Yugoslavia... Participaron en hermanamientos de Tolosa con otras ciudades e hicieron intercambios con otros coros.

La presencia de Ainhoa

Si emocionado estaba José Ramón Arteta, a su hija Ainhoa también se le escaparon las lágrimas. La internacional soprano tolosarra también se reencontró en la villa con amigos de la infancia. «Por mi trabajo asisto a comidas y cenas con mucho glamour pero lo que he vivido aquí hoy es incomparable porque son encuentros auténticos en los que compartes anécdotas y recuerdos imborrables que permanecen siempre», declaraba sonriente la soprano.

Como colofón del homenaje se le entregó a José Ramón Arteta una caricatura, realizada por el tolosarra Joxi Etxabe. La voces de Eresoinka se alzaron, de nuevo, al término de la comida-homenaje y se dio a conocer como primicia la noticia de que coralistas de Eresoinka preparan un concierto especial con motivo del 750 aniversario de fundación de la villa de Tolosa. Este concierto, a finales de año, contará con la presencia de Ainhoa Arteta que ayer lo confirmó. «Tendré que pelearme con mi agente por cuestión de las fechas pero me hace mucha ilusión participar en este proyecto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos