Ya son 148 los inmigrantes interceptados en tres pateras frente a las costas de Tenerife

Otra patera ha sido avistada por Salvamento Marítimo a unas cien millas de la isla canaria, y se espera que sea abordada a medianoche

EFE | SANTA CRUZ DE TENERIFE/ALMERÍA

Una patera con 70 inmigrantes subsaharianos indocumentados a bordo ha sido interceptada hoy cuando se aproximaba a la costa sur de Tenerife, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la provincia, después de haber salido de Mauritania "en fecha sin determinar". La embarcación en la que viajaban estos inmigrantes fue detectada en torno a las 11 horas y un pesquero la remolcaba hacia el sur de Tenerife antes de las 14 horas, de modo que llegó al puerto de Los Abrigos, en el municipio de Granadilla.

Los inmigrantes son todos varones en aparente buen estado de salud y la embarcación en la que realizaron el viaje tiene 22 metros de eslora y dos motores de 40 caballos de potencia cada uno, agrega la Guardia Civil. Una vez atendidos por personal del Servicio de Urgencias Canario y de Cruz Roja los inmigrantes han pasado a disposición de la brigada de Extranjería de la Policía Nacional.

Además, otras tres pateras con un número indeterminado de inmigrantes indocumentados a bordo han sido avistadas esta tarde cuando se dirigían a la costa del sur de Tenerife, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. La primera de ellas, con 45 inmigrantes subsaharianos a bordo, ha sido abordada y sus ocupantes detenidos, mientras Salvamento Marítimo se acerca a la otra embarcación que ha sido avistada a unas cien millas del sur de la isla. Una patera a unas 60 millas de la costa ha sido localizada a su vez por un pesquero, que alertó a Salvamento Marítimo.

Los inmigrantes detenidos viajaban en una patera que fue localizada a unas diez millas de la Punta de Rasca, en el sur de Tenerife, y son todos varones que están en aparente buen estado de salud y dicen ser mayores de edad. Esta embarcación ha sido escoltada hasta el puerto de Los Cristianos, en el municipio de Arona y se ha hecho cargo de ellos la Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía en Playa de las Américas. Las fuentes indican que estos 45 inmigrantes serán identificados en el sur de Tenerife, donde también recibirán asistencia médica, y añaden que se realizan gestiones para decidir dónde se les instala. Los inmigrantes fueron conducidos al puerto de Arguineguín, muelle al que también llegaron otros 33 inmigrantes que fueron trasladados por Salvamento Marítimo después de que un pesquero localizara a la patera en la que viajaban a 60 millas al sur de Gran Canaria.

En cuanto a la patera que ha sido avistada a unas cien millas del sur de Tenerife, las fuentes de la Subdelegación del Gobierno indican que se desconoce el número de inmigrantes que en ella viajan, por cuanto la embarcación de Salvamento Marítimo no ha entrado aún en contacto con ellos. La previsión es que esta patera y sus ocupantes lleguen al sur de Tenerife pasada la medianoche, según las fuentes mencionadas.

Cambio de rumbo de los cayucos

El refuerzo del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) en las costas andaluzas, junto a los mayores controles en las marroquíes, han modificado las rutas de la inmigración ilegal desde Africa hacia Europa: parten más al sur, desde Mauritania, y llegan más al oeste, hasta las Islas Canarias más occidentales. La distancia, los riesgos se han multiplicado y las pateras de madera han sido sustituidas por cayucos mauritanos de fibra de vidrio, con mayor autonomía y estabilidad. De los poco más de veinte kilómetros que tenían que recorrer las pateras que cubrían el Estrecho de Gibraltar, las embarcaciones que salen del sur del Sahara Occidental o del norte de Mauritania tienen por delante más de cien kilómetros.

El SIVE, un conjunto de radares y cámaras que permiten detectar embarcaciones a quince kilómetros de la costa, se ha desplegado en Andalucía -desde Ayamonte hasta el Cabo de Gata-, Ceuta, Melilla, Fuerteventura y Lanzarote. A este blindaje, se unen los mayores controles puestos en marcha por las autoridades marroquíes después de que, en los últimos meses del año pasado, centenares de subsaharianos intentaran saltar el vallado fronterizo de Ceuta y Melilla.

En este contexto, como destacó la pasada semana el gobernador de la ciudad portuaria mauritana de Nuadibú, Yahya Uld Mohamed Fall, en esa zona fronteriza con el Sahara Occidental hay más de 12.000 subsaharianos esperando a dar el salto a Canarias, la puerta a Europa.