La Policía localiza en Burgos un cráter provocado por el artefacto colocado por ETA

El explosivo pudo explotar el pasado jueves antes de la hora fijada por la banda terrorista, según fuentes policiales

EFE | BURGOS

La Policía ha localizado un pequeño cráter o agujero en el término de municipal de Miranda de Ebro (Burgos), donde ETA había avisado, el pasado día 9, de la colocación de un artefacto, que supuestamente hizo explosión antes de la hora fijada por la banda terrorista, según fuentes policiales.

Las Fuerzas de Seguridad buscaban desde ese día, en Miranda de Ebro y Gallur (Zaragoza), los dos artefactos, de los cuatro colocados, que no habían explosionado tras el aviso del pasado jueves.

La pasada tarde, una nueva llamada en nombre de ETA a la DYA de Guipúzcoa dio datos más precisos de su ubicación. Las fuentes han indicado que el hallazgo esta mañana del agujero confirma que el artefacto hizo explosión incluso horas antes del plazo marcado por la banda.

Las labores de búsqueda se prolongaron hasta última hora de la pasada noche, aunque algunos vecinos de ambas localidades ya habían informado de que habían escuchado un ruido que podría proceder de una pequeña explosión.

Los investigadores consideran que en ambos supuestos los restos quemados de un posible artefacto podrían haber desaparecido a causa del viento.

El pasado jueves la misma central DYA de Guipúzcoa recibió a primera hora de la mañana una llamada telefónica que avisaba de la colocación de cuatro explosivos en carreteras de provincias colindantes al País Vasco.

Aquel día, se registraron dos explosiones, la primera de las cuales ocurrió en Cantabria y la segunda en Navarra, aunque no se ubicaron los otros dos artefactos anunciados por ETA y que debían explosionar en Burgos y Zaragoza.