«Venimos a empaparnos en la esencia de la sidra en paz, armonía y rock»

El grupo de Valladolid inicia su gira el sábado, día 18, en el Sagarrondotik, tras el regreso a la formación de su vocalista original, Jesús Cifuentes

ALBERTO MOYANO
«Venimos a empaparnos en la esencia de la sidra  en paz, armonía y rock»/
«Venimos a empaparnos en la esencia de la sidra en paz, armonía y rock»

Zanjada su aventura con La Calaña Sound, Jesús Cifuentes regresa al frente de Celtas Cortos para grabar nuevos temas y embarcarse en una gira que se iniciará el próximo día 18, en Hernani, dentro de la programación del cuarto Sagarrondotik.

- ¿Cómo ha encontrado Cifuentes el grupo a su vuelta?

- Jesús Cifuentes: Muy bien, en buena forma. Tal y como se conforma la banda actualmente, hay también otros dos músicos procedentes de La Calaña, el batería Diego Martín, el guitarrista José Sendino, que antes ya había pasado por Celtas Cortos. Es un reencuentro no sólo mío, sino también de otras personas. Esto es una casa con muchas puertas de ida y vuelta y, bueno, aquí estamos.

- ¿Y cómo ve Celtas Cortos el regreso de Cifuentes?

- Alberto García: Con suma naturalidad porque ha sido un ir y venir no sólo de Jesús porque las ha habido varias a lo largo de estos veinte años. Sí es cierto que esta ida y vuelta ha sido más marcada porque ha sido mayor el tiempo de desconexión profesional, aunque no personal. No es nada que nos rompa ningún esquema.

- ¿Ya encontró lo que buscaba cuando abandonó Celtas Cortos?

- J.C.:Cuando tu medio de trabajo está en el entorno de la música, el desarrollo de tus ideas pueden tener un lugar más destacado, como puede ser Celtas Cortos. Ya en 1995, publiqué El caimán verde, que iba por otros derroteros más rockeros que lo que se hacía en Celtas en aquellos momentos y luego en La Calaña ha sido un grupo más electrónico, sin abandonar el rock & roll. Es un afán de investigar y de probar otros sonidos. No es un capítulo absolutamente cerrado, sino que depende de las circunstancias de la vida. De hecho, no digo que a la vuelta de un tiempo, si hay ganas, no se retome la historia de La Calaña.

- En El caimán verde, había un tema titulado El rock & roll de las dos Españas. ¿Se ha agudizado el tema?

- J.C.: Es un tema recurrente que tiene ya muchas lecturas. En estos días hay muchas, por lo menos entre los habitantes. En lo que es el Estado, por mucho que algunos se empeñen en que España se rompe, lo cierto es que venimos de Valladolid y no hemos tenido que saltar ningún puente.

- ¿Le ha influido Fermín Muguruza, quien también colaboraba en aquel disco?

- J.C.: Ha sido una de las fuentes de las que he bebido porque de la etapa de Kortatu y Negu Gorriak me apasionaban. El hecho de haber tenido una colaboración en aquel momento permitió entablar una relación. Además, hay muchas más afinidades que la musical. ¿Qué época, la de Salve, de La Polla Récords, y la de Kortatu! Fueron años vividos con mucha intensidad.

- ¿No les han obligado a cambiar el nombre del grupo, teniendo en cuenta la prohibición de hacer publicidad de marcas comerciales de tabaco?

- A.G.: No, creo que no, ahora ya estamos aún más fuera de lo políticamente correcto. En su día, hubo su movida con Tabacalera por el nombre del grupo que, al parecer, usurpaba algo que les pertenecía pero todo se quedó en agua de borrajas.

- ¿Cómo son los conciertos de Celtas Cortos hoy en día?

- J.C.: La faena en Sagarrondotik es que somos muchas bandas y habrá que hacer un resumen. En un concierto normal, tratamos de hacer algo distinto y contundente, basado en un repertorio de veintisiete canciones, muy extenso e intenso, con dos momentos estelares en los que se hace uso y abuso del repertorio tradicional celta, de forma enormemente cañera. También se han recuperado canciones que quedaron en una zona oscura, pero que pensamos que merece la pena sacarlas adelante por su intensidad, su carga y su mensaje. Nos planteamos hacer los conciertos con un grado de intensidad enormemente salvaje.

- ¿Aún tocan 'Cuéntame un cuento' o ya les han contado demasiados?

- A.G.: Se nos queda fuera. Quizás este año, no sé si premeditadamente o no, el asunto de la onda latina del grupo, que no es poca, se ha quedado un poco fuera, más que nada por airear temas que estaban en el baúl y teníamos ganas de sacar a relucir.

- ¿Y en favor de qué queda relegada esa onda latina?

- J.C.: En favor del rock & roll y de la esencia celta. Esa zona latina era reminiscencia de nuestra adolescencia un poco festivalera y ahora, ya no sé si tienen tanta vigencia. No reniego de esa influencia musical, pero los temas que hemos estado grabando ya no tienen mucho que ver con eso.

- ¿Conocían Celtas Cortos al resto de los grupos que conforman el cartel de Sagarrondotik?

- A.G.: Con Loquillo hemos coincidido en algún otro festival o en algún acto puntual.

- J.C.: Para todos ha sido una pérdida lamentable la caída del cartel de Linving Colour porque a mí me entusiasmaba la idea de verles y compartir el escenario pero, en cualquier caso, lo que sí que nos apetece es empaparnos en la esencia del festival y de la sidra en paz, armonía y rock & roll.

- ¿Les gusta la sidra?

- JC.: Mogollón.

- A.G.: A mí también.

Fotos

Vídeos