Mueren un bebé y otras 9 personas en diferentes ataques

AGENCIAS.BAGDAD

La violencia en Irak no cesó durante el fin de semana. Diez personas, entre ellas un bebé de 18 meses, perdieron la vida y cerca de veinte resultaron heridas en una serie de ataques perpetrados en Bagdad y en otras localidades del país del Golfo, según informaron ayer fuentes de la seguridad.

En uno de los incidentes, un kamikaze detonó el cinturón de explosivos que portaba cerca de una comisaría de policía, en el sur de la capital iraquí, y acabó con la vida de dos miembros de los comandos del Ministerio del Interior. Otros cuatro resultaron heridos.

En el norte de la capital, otras dos personas perdieron la vida, entre ellas un bebé de dieciocho meses, y tres resultaron heridas en una deflagración de un artefacto explosivo colocado en el arcén de una carretera.

Otro grupo de hombres armados en un automóvil mató a Karim Selman al-Zaidi, funcionario del Ministerio de Educación, en Baquba, a 60 kilómetros al noreste de Bagdad. Además, los rebeldes también lanzaron una bomba contra la fortificada 'zona verde' de la capital, donde se encuentran la sede del Gobierno de Irak y la Embajada de Estados Unidos, causando una explosión que no dejó víctimas.