Irán reanuda su actividad nuclear en las instalaciones de la central de Natanz

Previamente, las negociaciones entre Irán y Rusia sobre el enriquecimiento de uranio se habían pospuesto de forma indefinida

EFE | TEHERÁN
Irán reanuda su actividad nuclear en las instalaciones de la central de Natanz

El gobierno iraní ha reanudado hoy parte de su actividad nuclear suspendida en las instalaciones de Natanz, cerca de la central de Isfahán y en el centro del país, según la agencia de noticias Fars, que cita a una "fuente informada" del gobierno de Teherán y asegura que en Natanz se comenzó a "inyectar el gas UF6 a un número limitado de centrifugadoras".

"En el primer paso de la anulación de las suspensiones voluntarias de las actividades nucleares de Irán, fueron quitados los precintos de las instalaciones nucleares de Natanz con la presencia de los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA)", declaraba la fuente, cuya identidad no ha sido revelada por Fars. Según la agencia, "el número de las centrifugadoras precintadas por el OIEA en octubre de 2003 fue de 164 y se espera que se quiten los precintos de más centrifugadoras".

El uranio se enriquece mediante el centrifugado de UF6, un gas precursor que se produce en plantas de conversión de uranio concentrado, como la reactivada por Irán en la ciudad de Isfahán en agosto del año pasado. El proceso denominado "enriquecimiento" es la introducción del UF6 en las centrifugadoras, donde a alta velocidad se separa el U-235 del U-238. Sólo el U-235 puede ser usado para la producción de combustible nuclear o para la construcción de bombas atómicas.

El "ciclo del combustible nuclear" es el proceso más delicado de la gestión atómica, ya que el uranio enriquecido, dependiendo de su grado de enriquecimiento, puede ser utilizado para generar energía eléctrica en una central nuclear o para fabricar la bomba atómica. Para fines civiles se requiere un enriquecimiento del 3 por ciento, mientras que para bombas atómicas se necesita al menos un 80 por ciento. En el caso de Irán, el país posee lo que los expertos denominan un "ciclo cerrado" ya que cuenta con una mina para extraer uranio en Saghand y controla todas las partes de la elaboración del uranio.

El anuncio iraní coincide con las declaraciones del portavoz presidencial iraní, Gholam Husein Ilham, que aseguraba que Teherán proseguirá sus actividades nucleares, tal y como "ordena el presidente" iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Pospuestas de forma indefinida las negociaciones entre Irán y Rusia

Previamente, las negociaciones entre Irán y Rusia sobre el enriquecimiento de uranio se habían pospuesto de forma indefinida, aunque el portavoz presidencial iraní, Gholam Husein Ilham, ha asegurado que "no han sido rechazadas". En una conferencia de prensa celebrada en Teherán, Ilham ha explicado que los gobiernos de Moscú y Teherán ahora deben fijar una fecha para las conversaciones que "sea aceptable para las dos partes".

Representantes de las dos partes tenían previsto reunirse el próximo jueves para negociar sobre la propuesta de Rusia de enriquecer uranio para las plantas nucleares iraníes en territorio ruso. "La iniciativa rusa debe respetar la política de la República Islámica (de Irán), y tomar en cuenta las nuevas circunstancias y la determinación del Gobierno iraní de enriquecer uranio en territorio nacional", advertía Ilham.

Irán ha reiterado que no abandonará sus actividades nucleares, cuyos fines, asegura, son pacíficos pese a la reciente decisión de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de remitir el contencioso al Consejo Seguridad de la ONU.