Cuyami, el 'aitona' de Asti

El ex jugador de la Real milita en el Zarautz de Preferente tras pasar por Figueras, Almería, Huelva, Ceuta, Burgos, Palencia y Lemona

ANTXON ETXEBERRIA
Cuyami, el 'aitona' de Asti/
Cuyami, el 'aitona' de Asti

SAN SEBASTIÁN. DV. Después de ser un auténtico trotamundos del fútbol y defender la camiseta de hasta una decena de equipos profesionales, Joni Cuyami Vaz juega esta temporada en el C.D. Zarautz de categoría Preferente y lo hace por afición, por hobby, «porque me gusta el fútbol».

Nacido hace treinta y tres años en San Sebastián, Cuyami recuerda sus inicios en los playeros de La Concha con el equipo Los Alevines de Urnieta, antes de ser llamado por el Añorga. Con 16 años le fichó Javier Expósito para la Real Sociedad, permaneciendo en juveniles dos años, el segundo con Carmelo Amas.

A continuación pasó al Sanse y con 19 años le llegó la oportunidad de debutar con la Real Sociedad. «Mi debut fue con 19 años en un partido contra el Barcelona en Atocha al que ganamos por 2-1, uno de los días más felices de mi vida, al estrenarme con el equipo de mis sueños. Había muy buen equipo con Kodro, Carlos Xabier y Oceano como extranjeros. Esa temporada jugué siete partidos más con Toshack y debutaron también De Pedro, Aranzabal e Idiakez».

Pese a disputar ocho encuentros con la Real Sociedad, Cuyami recibió un 'palo' muy grande cuando le comunicaron que no contaban con el para el primer equipo . «Iba creciendo como futbolista, madurando, mejorando... pero que no contaran conmigo me causó una gran decepción. Yo creo que hasta me trastocó en mi rendimiento». Sin embargo, Cuyami continuó un par de temporadas más en el Sanse con Periko Alonso e Iñaxio Kortabarria como entrenadores.

Primero, a Figueras

Kortabarria le insistió para quedarse, pero le llamó el Figueras con 22 años para disputar un play off de ascenso a Segunda y desde entonces ha recorrido buena parte de la península. De Figueras se marchó a Almería; en la siguiente temporada le fichó el Huelva donde estuvo dos temporadas, en la primera de las cuales el Recreativo ascendió a Segunda División con el gol decisivo del ascenso marcado por el propio Cuyami y siendo el pichichi del equipo.

A continuación le llamó el Ceuta, aunque no guarda muy buenos recuerdos del equipo ceutí, antes de recalar en Burgos con Carlos Terrazas de entrenador. «Con el Burgos ascendimos a Segunda; se había hecho equipo para intentar el ascenso a Primera con muchos jugadores vascos, pero el presidente vendió la plaza al Levante. Tuvimos muchos problemas de cobro y decidí marcharme a Sabadell y al siguiente año me llamó el Palencia también de Segunda B. Con un equipo recién ascendido a Segunda B, casi nos metimos en el play off de ascenso. Finalmente, ya con ganas de acercarme a casa, me fichó el Lemona recién ascendido también a Segunda B y casi nos clasificamos igualmente para el play off. Fui el máximo goleador del equipo».

Con 32 años y pese a tener ofertas del propio Lemona para seguir o del Huesca, Benidorm y algún equipo más de Castilla La Mancha, Cuyami decide dejar el fútbol profesional y establecerse en Zarautz, localidad de su mujer. «Ya no es tan fácil hacer las maletas cuando tienes dos chavales de 8 y 3 años que ya necesitan de un orden, tienen que ir al colegio... »

Es el veterano del equipo; de hecho sus compañeros le vacilan y le llaman 'aitona'. «Tenemos un ambiente muy majo y un equipo creo yo que compensado».

De todas maneras, en la primera vuelta y por diversas circunstancias como lesiones, temas laborales y exámenes, el míster Luis Fernando Dadie, no ha podido contar con muchos de los jugadores de la plantilla. Es el caso del propio Cuyami quien se ha perdido muchas jornadas. Su rendimiento ha sido irregular, no ha marcado más que tres goles, pero espera aportar más al equipo en esta segunda vuelta.

«Aún con opciones»

Considera que todavía tienen posibilidades para luchar por el ascenso. «En todos los equipos que he estado me he marcado objetivos y pienso que Zarautz, como mínimo, debería estar en Tercera. Aloña Mendi y Real Unión nos llevan nueve puntos, pero tenemos enfrentamientos directos».

Cuyami dice que hasta ahora no han tenido nada de suerte. «Se nos han escapado muchos puntos (diez) en el descuento. Hemos regalado demasiados puntos, sobre todo en casa, pero pensamos que tenemos plantilla para pelear por el ascenso. Lo estamos asimilando y pienso que los últimos resultados nos han dado confianza». En su opinión, el equipo está fuerte cuando tiene que estarlo y piensa que «todavía tenemos mucho que decir pese a la desventaja de puntos».

Fotos

Vídeos