Las bicicletas deberán circular por las vías delimitadas desde abril

Podrán utilizar algunas aceras sólo cuando estén claramente señalizadas

JAVIER MEAURIO

SAN SEBASTIÁN. DV. La Corporación aprobó ayer la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos, que regula la normativa a aplicar al moverse por la ciudad y que fija también el régimen sancionador para todo el que incumpla el reglamento. Se trata en realidad de aplicar el sentido común para posibilitar el tráfico de peatones, ciclistas, motos, coches, autobuses y otros vehículos por ls calles de la ciudad.

Así, con respecto a las bicicletas -cuyo uso se ha convertido en un opción cada vez más utilizada por los donostiarras para desplazarse por la capital- la normativa establece que deben circular «por las vías ciclistas o por los itinerarios señalizados» y que allí donde éstos no existan «circularán por la calzada».

El concejal de Movilidad Ernesto Gasco precisó a este periódico que a partir de ahora se abre un proceso de información a la Guardia Municipal, al que seguirán una serie de medidas de divulgación a toda la ciudadanía para dar a conocer la nueva ordenanza, que comenzará a aplicarse pasada la Semana Santa.

Con respecto a las bicicletas explicó que en algunas aceras -previa señalización- se permitirá su circulación. «Serán lugares concretos, en los que no exista una vía alternativa y la calzada suponga un riesgo evidente para los ciclistas. Se deberá, además, circular a una velocidad máxima de 10 kilómetros por hora y en función de la congestión de tráfico peatonal, deberán bajarse de la bicicleta y pasear caminando». Otro aspecto que destaca la normativa es que las bicicletas deberán estar dotadas de timbre y de los elementos reflectantes y luminosos adecuados.

La ordenanza fija infracciones leves -de 50 a 91 euros-, graves -de 92 a 301-, y muy graves -de 302 a 602 euros, otorga una papel preponderante al peatón y marca las mayores sanciones económicas para aquellos vehículos que obstaculicen los carriles destinados al transporte público.