Euskaltel cambia de frecuencia

Los responsables de la formación vasca buscan en 2006 un cambio en la filosofía del equipo y un giro que permita su continuidad

BENITO URRABURU

VITORIA . DV. La presentación del equipo Euskaltel Euskadi comenzó con buen pie, puesto que la formación vasca, a diferencia de lo que se había hecho en las presentaciones de Tour y Vuelta, no ninguneó en el video que proyectaron las imágenes de Lance Armotrong y de sus corredores Iñigo Landaluce y Aitor González. Era de justicia.

Con el pabellón, el Centro Cívico Europa de Vitoria abarrotado, la puesta de largo de la formación vasca contó con la presencia de numerosas personalidades, entre ellas el lehendakari, Juan José Ibarretxe, acompañado de su mujer, y el diputado foral de Alava, Ramón Rabanera.

Ibarretxe manifestó que «quién hubiera pensado hace diez años que un equipo vasco podría estar en el Tour de Francia, por lo que hay que relativizar las críticas, pero también las alabanzas. Ni cuando ganaban eran tan buenos ni cuando las cosas han ido peor han sido tan malos».

«Somos un país pequeño, pero una nación y es importante para nosotros dar a conocer a nivel mundial lo que somos los vascos y que puedan localizar en el mapa a Euskadi».

El presidente de Euskaltel, José Antonio Ardanza; el mánager general del equipo, Miguel Madariaga, y el nuevo resposanble deportivo, Igor González de Galdeano, coincidieron en sus distintas intervenciones durante la presentación de Euskaltel-Euskadi en que 2006 es el año del cambio, en el que se hace necesario buscar un nuevo rumbo para una formación que todavía no tiene asegurada su continuidad para 2007.

Desde hace meses todos saben lo que se van a jugar. Nadie podrá llevarse a engaño y todos los componentes de la formación deberán asumir las responsabilidades que les toquen.

Seis millones de euros

Y es que Euskaltel Euskadi ha pasado de los 127 millones de pesetas que costó en 1994, en su primera temporada en el pelotón profesional con el nombre de Euskadi, a seis millones largos de euros, algo más de mil millones en 2006. Un salto cuantitativo importante, y no sólo en el apartado económico puesto que el grupo humano está formado por 51 personas, lo que no deja de ser una empresa dentro de otra. Además, la Fundación que sostiene el equipo cuenta con 3.000 socios, lo que le convierte en un caso único en el ciclismo mundial puesto que no hay grupos deportivos que tengan socios, y menos ahora, con los equipos dependiendo de sociedades particulares.

Da la impresión que Euskaltel-Euskadi ha iniciado su relevo para el futuro con la llegada de Igor González de Galdeano, que se traducirá, en no mucho tiempo, en cambios importantes, y necesarios, en una estructura de equipo profesional que está limitada a la hora de fichar corredores.

Con eso tendrán que convivir, si siguen, lo que conlleva el tener que coger, en algunos casos, a corredores que no dan la talla, y en otros obliga a mantener en el equipo a ciclistas que se acomodan. Es algo que Igor González de Galdeano ya ha visto y que intentará, si le dejan, atajar. De momento, DV puede afirmarque cuenta con el visto bueno de todas las partes implicadas en el equipo para hacer y deshacer, de momento junto a Miguel Madariaga, aunque tiene total libertad en el apartado deportivo. En el futuro dirigirá a la escuadra en solitario.

Lo único que les va a hacer falta es que los corredores, todos, asuman sus responsabilidades. Desde los considerados líderes, algo que terminará marcando la carretera, hasta el último corredor que ha llegado al dequipo.

La formación es muy joven, lo que constituye un arma de doble filo puesto que el calendario que les espera es complicado. Hay corredores que deben de empezar a mostrar cosas, a dejarse ver, y que conste que no estamos hablando de Haimar Zubeldia, Iban Mayo, Samuel Sánchez o David Herrero.

No todo es ganar, que ésa es otra cuestión, sino de ponerle ganas, de no ir a las carreras, al menos no a todas, a pasar el rato. En Euskaltel-Euskadi todos son profesionales, al menos cobran como tales, y en base a eso les tienen que exigir.

Las bases deportivas, según Igor González de Galdeano, pasan por «brillar en la Vuelta al País Vasco, en la Euskal Bizikleta y acudir al Tour con aspiraciones, sin desdeñar todo lo demás». No son planes ambiciosos, pero sí reales, puesto que Euskaltel puede brillar en las carreras de Euskadi y plantearse el Tour con seriedad, hasta dónde pueda llegar.

Hay un grupo de ciclistas que se van a jugar su futuro en función de su rendimiento. Llevan ya varias temporadas en la formación, han tenido muchas oportunidades y les ha llegado el momento de demostrar que no han llegado a su tope.

Igor buscará fórmula de incorporar nuevos ciclistas si llegan los casos de desidia, desinterés o incuplimientos de obligaciones. El ciclismo está cambiando a pasos agigantados y el que no entienda dentro de Euskaltel-Euskadi que las cosas van a cambiar se equivoca y lo acabará pagando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos