«El éxito profesional conlleva renunciar a mucho, pero me siento llena y realizada»

Vicepresidenta de una compañía alemana, considera que el empresario «nace pero tiene que hacerse». Sin desanimarse ante los contratiempos

LAURA ROUX

¿Cómo llega una joven tolosarra a ocupar la vicepresidencia de una empresa alemana con sólo 27 años? Quizá influenciada por haber nacido en el seno de una familia empresaria, Nora Arzallus ha sabido labrarse una brillante carrera en el competitivo mercado alemán en sólo cuatro años. Hoy es la número 2 de una empresa de venta de dulces publicitarios con presencia en siete países y que acaba de entrar en Gipuzkoa. De la mano de la compañía donde trabaja ha cumplido su sueño, crear su propia empresa. Admite que el éxito profesional de un empresario supone muchas renuncias en el ámbito personal, pero no se arrepiente de nada, porque hoy se siente «valorada, llena y realizada», aunque es consciente de que «algún día tendré que echar el freno.

- ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajar en Alemania?

- El último año de carrera estuve dando clases de alemán, por la importancia que tiene saber idiomas. Algunos compañeros de mi promoción optaron por empezar a trabajar o realizar un máster, pero yo me decanté por salir fuera y aprender un nuevo idioma. Hablo euskera, castellano, inglés, alemán, francés y un poco de italiano. Los comienzos no fueron fáciles pero mi familia me apoyó muchísimo. Estar un año estudiando en Munich es caro. Regresé a Tolosa, aunque no me quedé mucho tiempo. Podía haber trabajado en la empresa familiar de mis padres, en Segura, pero quería salir adelante por mí misma, quería montar mi propia empresa. De vuelta a Alemania, el primer año fue muy duro porque tienen otra mentalidad, son más cerrados y más suyos.

- Después aterrizaste en Colonia y la suerte llamó a tu puerta.

- Encontré por internet unas prácticas en la recepción de un hotel en Colonia. Con motivo de la Feria Internacional del Dulce se alojaron los gerentes de una empresa llamada Presenta. Les comenté que buscaba algo relacionado con lo que había estudiado. Se interesaron por mí, me pagaron un billete de avión a Munich y visité la empresa durante un par de días. Sin pensármelo dos veces, cogí las maletas y me fui a Munich. Coincidió que estaba en el lugar adecuado, en el momento adecuado y con la preparación adecuada.

Los primeros pasos

- En 2001 comenzó el despegue ¿cómo fueron los primeros pasos?

- Me instalé en Landshut, un pueblo a unos 60 kilómetros de Munich sin conocer a nadie. Entré como responsable de Marketing en Presenta. Es una empresa europea dedicada a la venta de caramelos y chocolates publicitarios implantada en Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Austria, Suiza y ahora en Tolosa. Cuando entré era una empresa joven que llevaba dos años funcionando. De eso hace ya cuatro años. El balance que realizo de este periodo es muy positivo. En 2003 me ascendieron a vicepresidenta. Estos últimos años Alemania ha atravesado una crisis económica notable aunque sigue habiendo muchísima competencia. En el país hay cinco empresas grandes que se dedican a lo mismo. Entrar en un mercado así es difícil pero creo que aún hay mucho potencial.

- ¿Existe suficiente potencial para implantar la empresa a nivel local?

- Sí. En Europa se tiende a utilizar este tipo de productos cada vez más y es una tendencia que se extenderá a nivel estatal. En marzo constituimos la empresa Oria Presenta y tenemos previsto trasladarnos a Tolosa dentro de dos años. Ya hemos empezado a trabajar con proveedores y clientes. Los caramelos o cajas de bombones publicitarios pueden tener salida en las ferias, conferencias, hoteles, congresos, campañas políticas y aniversarios, por ejemplo. También pueden servir para compensar a un cliente que ha presentado una queja.

Objetivos

- En la actualidad, ¿cuáles son tus objetivos?

- A nivel profesional mi meta era crear mi propia empresa y la he constituido este año, junto con mi hermana, que es traductora de alemán. Ahora tenemos mucho trabajo por delante. Se trata de una filial dentro del grupo Presenta. El resto de las empresas del grupo me están ayudando económicamente y ya hemos empezado a funcionar.

- ¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

- Lo más bonito es que me llena, me siento realizada. Durante los últimos años me he centrado en el trabajo dejando de lado a la familia, el tener un novio, las amistades y la vida social. Me siento valorada, viajo mucho y conozco a muchas personas. Aún así, soy consciente de que algún día tendré que echar el freno. Para desconectar, los fines de semana suelo ir a esquiar a los Alpes. También me gusta hacer senderismo y otros deportes. Además, he empezado a jugar al golf ya que la empresa, a modo de retribución, me hizo socia del Club de Golf. ¿Ya he llegado al hándicap 54!.

- ¿Qué supone Tolosa para ti?

- Volver a casa supone descansar, coger fuerzas y volver al trabajo como nueva. Cargo las pilas. Aquí tengo a mi familia, amistades, he crecido aquí. Además, espero volver dentro de dos años cuando se haya expandido Oria Presenta. Tengo recuerdos muy bonitos de Tolosa, era de las que me disfrazaba todos los años en los Carnavales con la cuadrilla. Entre las anécdotas que guardo con cariño te diré que con 19 años me seleccionaron para Miss Gipuzkoa. Me presenté animada por mi familia y amigas. Cuando vuelvo a casa, en las vacaciones de verano y en las de Navidad me pasa una cosa curiosa, que hablo una mezcla de alemán y euskera. A veces estoy hablando con mi hermana en euskera allí en Landshut y, a la vez, hablando por teléfono en alemán o inglés.

- Una empresaria ¿nace o se hace?

- Un poco de todo, naces y te vas formando. Desde pequeña he convivido en casa con el espíritu empresarial. He visto a mis padres trabajando y luchando siempre, y eso se contagia. Entre las cualidades que creo que son importantes está el ser uno mismo, estar seguro de tus ideas, ser muy constante, no desanimarse a las primeras de cambio, ser perseverante y tener claros tus objetivos.

«En Alemania se cuida hasta el último detalle»

- ¿Cuáles son las claves para abrirse paso en un mercado tan competitivo?

- Estar seguro de la calidad del producto. Hay que luchar, estudiar a los competidores, ser mejor que los demás, poner especial atención a la atención al cliente..., saber diferenciarte. Adaptarte a los gustos y necesidades de cada cliente es vital. Por ejemplo, en estas fechas el producto estrella en Alemania es el calendario de adviento, pero aquí no tendría salida. Al cliente le convences con una buena idea bien presentada, con un presupuesto cuidado y atendiendo correctamente cada fase de la producción y distribución. La forma de trabajar germana es metódica, constante y muy perfeccionista. Cuidan hasta el último detalle. Cuenta cómo tratas al cliente, qué palabras eliges... todo. Por supuesto, cuando se presenta un problema no paran hasta dar con la solución. En la empresa elegimos productos de calidad. Por ejemplo, trabajamos con chocolates belgas, vamos personalmente a las fábricas y hacemos el pedido si nos convence la calidad del producto.

- ¿Qué diferencias existen en el sistema jerárquico de la empresa allí?

- Trabajamos todos en equipo, incluído el jefe. Tenemos varios departamentos: gráfico, economía, compras, ventas y marketing. En Alemania somos 14 trabajadores y, en total, alrededor de 60. El trato es muy fluido porque tenemos mentalidad de trabajo en equipo. Nos reunimos a diario, hablamos sobre los temas entre todos y llegamos a consensos. Hacemos que los trabajadores se sientan valorados potenciando su participación, trabajando por objetivos y remunerando sus esfue