Diario Vasco
Cómo transportar la vacuna de la meningitis B sin riesgos

Evita riesgos al transportar la vacuna de la meningitis B

  • vacunación infantil

  • Es vital seguir todas las recomendaciones para no perder los efectos de la inyección y tirar los 106 euros que cuesta cada dosis de Bexsero

Telefoneo a la farmacia de un pequeño pueblo de Ávila para preguntar si tienen vacunas de Bexsero disponibles. Supuse que entre sus trescientos vecinos habría pocos niños y era más probable encontrar una dosis de la vacuna más codiciada del país, la que previene de la meningitis B. Pues en este rincón de la Sierra de Gredos, a pesar de andar escasos de chiquillos, tampoco hay stock del antídoto estrella del momento. Está agotada y hay lista de espera: «Una señora -explica el boticario- acaba de encargarme seis dosis para sus nietos, que viven en Madrid».

En qué condiciones recorrerán las inyecciones los 200 kilómetros que separan la farmacia abulense del centro de salud madrileño es responsabilidad de los padres, que serán los encargados de proporcionar la dosis a los profesionales sanitarios que atienden a sus hijos para que se les administre.

Por ese motivo, las vacunas que están fuera del calendario vacunal (la versión 2017 imprimible ya está disponible) deben ser cuidadosamente transportadas y conservadas hasta que se apliquen, «porque cualquier manipulación inadecuada puede ocasionar una pérdida de potencia y eficacia vacunal», advierten los especialistas.

Así que, si piensas adquirir una dosis de Bexsero lejos de tu lugar de residencia (y no quieres tirar a la basura los 106,15 euros que cuesta) ten en cuenta las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría:

EN EL TRANSPORTE...

Si tras comprar la vacuna se va a transportar, necesitas una nevera isotérmica con un acumulador de frío, pero evitando el contacto con la vacuna, separándola con cartones o cajas de plástico de este acumulador, para que no se congele. Si la distancia de la farmacia a la casa no lleva más de una hora de recorrido, no se precisaría este sistema y se podría llevar en cualquier bolsa.

EN LA NEVERA DE CASA...

Si se lleva a casa, hay que guardarla inmediatamente en la nevera, pues si quedase olvidada en cualquier lugar, podría sobrecalentarse. Se recomienda colocarla en un estante central de la nevera, nunca en los de la puerta ni tampoco, por supuesto, en el congelador. Se abrirá la nevera lo menos posible o al menos se intentará mantenerla poco tiempo abierta. La temperatura en el interior del frigorífico debe estar siempre entre +2 y +8 ºC.

HASTA EL CENTRO DE SALUD...

Cuando se acuda al centro para vacunar al niño, si la distancia es corta, es suficiente con llevar la vacuna en una bolsa corriente, evitando exponerla a fuentes de calor y luz, entregándola inmediatamente al profesional sanitario, para que la guarde en la nevera del consultorio hasta su administración. Recuerda que toda vacuna debe ser administrada en un centro sanitario, las vacunas orales como el rotavirus también.

 

 

Recuerda que la pauta vacunal completa incluye entre 2 y 4 dosis, con un intervalo mínimo entre ellas de 1 o 2 meses, según la edad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate