La nao Victoria

SEBASTIÁN MARTIJAZARAUTZ

En el museo naval de Madrid se inauguró hace unos días por el rey, la vicepresidenta y la ministra de Defensa la exposición sobre la primera vuelta al mundo. En ella se corrobora oficialmente que la nao Victoria que fue la única superviviente de la expedición de Magallanes y Elkano, fue construida en Zarautz, como ya sabíamos los zarauztarras, desde hace 500 años. Fue la primera en dar la vuelta al mundo y en cruzar el estrecho de Magallanes y la primera en navegar por el sur del Índico. Demostró que la tierra era redonda y giraba sobre si misma en sentido este-oeste, cuando se dieron cuenta que habían perdido un día por ir en la misma dirección que el astro solar. Demostró que todos los mares están conectados al poder realizar el recorrido sin bajarse del barco y definió los límites de la geografía terrestre, al cartografiar todo lo que estaba sin descubrir y medir el diámetro real del mundo que hasta entonces se creía mucho más pequeño. No es casualidad que éste barco se construyese en Zarautz. En el XVI, los caseríos de la zona tenían estipulados qué árboles tenían que plantar, para las diferentes partes de los barcos que se construían en nuestros astilleros. Había ferrerías en la zona para los elementos metálicos y existía una escuela tanto de carpinteros como de pilotos para aprender a construir y manejar esos barcos. Zarautz era la NASA del siglo XVI.