La vergüenza por un conflicto estancado

A los responsables de los departamentos de Educación y Trabajo, al Ararteko y al sindicato ELA: somos un grupo de madres que llevan a sus hijos a la escuela concertada, en concreto al único colegio de Irun que ha secundado todas las huelgas. Les vamos a hacer una única pregunta: ¿no se les cae la cara de vergüenza ante el estancamiento del conflicto? Señor Ararteko, hace unos días comentaba que los padres que enviaban a sus hijos a centros privados, cito textualmente, «no pueden pretender luego que el funcionamiento de los mismos se regule desde el sector público»; a ver, señor Ararteko, entérese, los padres de la concertada solo pedimos que alguien eneéste país con dos dedos de frente defienda el derecho de nuestros hijos a la educación , el cual está siendo injustamente vulnerado por una completa dejadez por parte de todos ustedes. Parece ser que a los vascos se nos distingue entre 'públicos' y 'concertados', o sea, que el 28-A no querrán nuestros votos ¿no? Y ya de paso, les recordamos que el régimen de conciertos educativos regula el sostenimiento de los centros concertados con fondos públicos, así que, decídanse. Les animamos a todos, ya que en sus despachos no consiguen ponerse de acuerdo, a que vengan al patio del colegio a seguir pasándose la pelota. Igual les entra un poco de sentido común.