Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Trapero señala

El juicio a la cúpula del procés independentista marcó ayer un punto de inflexión con la declaración del mayor de los Mossos d'Esquadra en los acontecimientos de otoño de 2017. Josep Lluís Trapero ha reconocido ante el Supremo que tenía un dispositivo policial, a disposición del órgano judicial correspondiente, para detener a los entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, su vicepresidente Junqueras y otros consellers si se aprobaba la Declaración Unilateral de Independencia el 27 de octubre. La inédita declaración de Trapero, que tiene él mismo abierta otra causa por rebelión en la Audiencia Nacional, forma previsiblemente parte de su estrategia de defensa para soslayar esa acusación penal que ayer no se sustanciaba en el juicio. Pero su testimonio, bajo juramento, no solo trata de salvaguardar su actuación y la de sus subordinados ante las acusaciones de que los Mossos habrían tolerado e incluso alentado la vulneración de la ley. También interpela a las defensas de los acusados, a los que Trapero atribuyó la «irresponsabilidad» de haber utilizado a la Policía catalana para cometer «un acto ilegal», en alusión al referéndum.