Temporada decepcionante

IÑAKI AMUNDARAINBEASAIN

Con la victoria del pasado domingo, la Real se ha asegurado la permanencia y salimos aliviados de Anoeta. Una temporada decepcionante no puede quedar como si nada hubiera sucedido a lo largo de los últimos nueve meses. La plaga de lesionados tiene que tener alguna explicación y deben decir la verdad. El mejor patrimonio de éste club somos los aficionados, hemos aguantado lo indecible y será difícil que se nos olvide ésta temporada. La imagen ofrecida por el equipo tiene responsables en los despachos, «ausencia de una buena planificación», y poca exigencia en los objetivos. Olabe ha fracasado, quiso dotar Zubieta de no sé que cosas que la mayoría todavía desconocemos. Todos sabemos que la Real perdió la pasada temporada a muchos y buenos jugadores. Pues bien, los recambios han sido: Merino (12 millones), con dos cedidos que han resultado ser nefastos. Los supuestos jugadores que deberían marcar diferencias están fuera de combate o lejos de su mejor forma. En diciembre, (Olabe y Aperribay), nos hicieron creer que el problema era Garitano, cuando el verdadero problema son ellos. Los chavales del Sanse han tenido que sacar las castañas del fuego y podemos decir con orgullo que nos han salvado. Este verano tiene trabajo para enderezar el rumbo.