Tarifas más simples

La CNMC será la encargada de fijar los peajes de luz y gas a partir de enero. Ahora, amenaza con complicar todavía más la factura de la luz. Propone reducir los peajes hasta un 7% en seis años (un ahorro de dos o tres euros al mes). Pero el cambio más radical es que los consumidores domésticos de electricidad podrán contratar dos potencias distintas y verán su consumo repartido en seis periodos horarios distintos, y así el ahorro será de unos tres euros al mes. El Gobierno como las grandes eléctricas han presentado alegaciones, ya que «introduce una elevada complejidad». El problema consiste en lograr al mismo tiempo el ajuste de las tarifas a los costos reales, de estimular el consumo en horas valle y de simplificar en lo posible el modelo tarifario. A ver si entre la CNMC, el Gobierno y las eléctricas se consigue el prodigio.