Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Pellas

La fe del converso es magna. Lo ínfimo es la razón

Javier Sabadell
JAVIER SABADELL

Qué caramba! Hice novillos justo en el duodécimo aniversario de mi presencia aquí ante ustedes, caros lectores. La semana pasada (si no se dieron cuenta, se lo cuento) no salió publicada esta Philosophiae Naturalis. Me encontraba en México y las ocho horas de diferencia horaria obraron la preterición. Vaya: que se me fue el santo al cielo o la pinza a no sé dónde, que se dice ahora. Cuando Alberto, de DV, indagó mi ausencia, ya se había pasado el arroz. En México me encuentro últimamente muy omiso: como me encantan sus gentes y el país en toda su extensión, no tengo propensión a acordarme del mío ni tampoco de las obligaciones contraídas. Cosas de la edad, supongo. En el mexicano Torreón, ciudad del Estado Libre y Soberano de Coahuila de Zaragoza, formamos una buena pella unos cuantos que allí nos reunimos para hablar de lo que nos une y de lo que, no uniéndonos, concita interés.