El Papa y Venezuela

XUS D. MADRID

Con demasiada frecuencia se escuchan voces que acusan al Papa Francisco de mantener una posición equidistante ante la crisis de Venezuela. Estas críticas se basan en prejuicios ideológicos o en la ignorancia de lo que significa el ministerio del Papa y su relación con los obispos de un determinado país. Algunos parecen negar lo evidente: que la Iglesia ha estado en primera línea en defensa de la libertad, arriesgando su propia seguridad y proporcionando esperanza y estabilidad, aparte de ayuda básica de alimentación, medicinas..., a través de Cáritas.