Las dos mentiras soberanistas

JUAN CARLOS ALMAZÁN SAN SEBASTIÁN

El pasado mes de marzo decenas de miles de personas se manifestaron en Madrid por la libertad de los presos del «proces», denunciando que en España «no hay democracia». La manifestación se condujo con absoluta tranquilidad, sin registrarse incidente alguno. Dos semanas más tarde, miles de personas hicieron lo propio en Barcelona, en defensa de la unidad de España, siendo insultados, calificados de provocadores, y lo que es peor: apedreados por los CDR. Por si fuera poco, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, calificó de «rancios» a los manifestantes, en vez de preocuparse por los heridos. Estas son las dos mentiras del separatismo catalán: la de que en España no hay democracia ni libertades, y sobretodo, la no violencia del movimiento independentista.