Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

memoria necesaria

JORGE SAINZ

Noviembre en Euskadi es sinónimo de recuerdo a las víctimas del terrorismo. Con el epicentro del Día de la Memoria, que se celebra mañana día 10, se suceden esta semana los actos de recuerdo a los asesinados por ETA y también a los damnificados por otras organizaciones violentas como los GAL o los abusos policiales. Con ETA disuelta en mayo y la paz interiorizada en las calles tras siete años sin atentados, la sociedad quiere mirar adelante, pero ello en ningún caso debe implicar el más mínimo olvido de los asesinados.

En este sentido, la propuesta del alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, de colocar 126 placas en el lugar de cada atentado es necesaria. Pasear por las calles de Donostia evoca a muchos, inevitablemente, numerosos asesinatos y recuerdos trágicos. Esa carretera en la que explotó una bomba o esa calle en la que dispararon a un inocente. Esa memoria teñida de rojo corre el riesgo seguir desdibujándose en la Donostia de hoy, elegante, turística y de pisos y hoteles caros. Por eso es necesario plasmar físicamente, en este caso a través de las placas en el suelo, que en ese lugar se arrebató la vida injustamente a una persona con nombre, apellidos y familia detrás. Una iniciativa que debería extenderse a otras localidades para evitar, por ejemplo, que a muchos nos sonara a algo desconocido la terrible historia de los tres jóvenes de Miraballes asesinados por ETA en Tolosa en 1981 al pensar que eran policías.

La iniciativa de Goia ha sido bien vista por todos los partidos, algo que en esta delicada temática no deja de ser noticia. Sobre todo porque, pese a la consolidación de la paz, el Día de la Memoria sigue lastrado, un año más, por la dificultad para concitar una unanimidad política. También sobrevolará en el ambiente la polémica por la unidad didáctica sobre la historia de ETA, con los vídeos de la discordia. En este sentido, el Gobierno Vasco tiene pendiente la asignatura de perfeccionar los materiales para ensanchar consensos. No se trata tanto de contextualizar la violencia y el terrorismo sino simplemente dejar claro su deslegitimación en cualquier caso.

Contenido Patrocinado

Fotos