TE MATARÉ

ANDER IZAGIRREPLAZA DE GIPUZKOA

Te mataré con mis zapatos de claqué / Te asfixiaré con mi malla de ballet / Te ahorcaré con mi smoking / Y morirás mientras se ríe el disc-jockey». Dice Julián Hernández, líder de Siniestro Total, que incluyeron 'Bailaré sobre tu tumba' en una lista de canciones que incitan al odio. Y que debió explicarles qué es el humor negro. Unas semanas atrás, Twitter cerró la cuenta a usuarios que habían escrito «te mato» entre amigos, porque las amenazas están prohibidas. Los robots -los de microchips o los de carne y hueso- no distinguen entre el sentido recto y el figurado.

De chaval, yo cantaba a gritos 'Bailaré sobre tu tumba' -ua churué, ua churuá-, pero es cierto que tenía 14 o 15 años, que ya no era un niño indefenso y maleable. Cuando era indefenso y maleable, con 8 o 10, cantaba otras anteriores de Siniestro: 'Todos los ahorcados mueren empalmados', 'Ayatollah, no me toques la pirola'. Me las ponía mi tío Iñigo, ahora un señor respetable, y oye, así fui aprendiendo historia de Irán y medicina forense. Me partía de risa, pero lo importante es adquirir conocimientos y valores, o eso me dice un amigo librero, que algunos padres y madres piden libros para «educar las emociones» de sus hijos, libros didácticos, libros con mogollón de valores. Qué insensato creerá que la literatura o la música son para divertirse, inquietarse, conmoverse. O que los chavales distinguen la ficción, la parodia, la ironía. Si convertimos la literatura en un manual de instrucciones, evitamos el peligro de que los críos se rían con las amenazas de un asesino o con las aventuras de una niña inteligente que se venga con crueldad de su maestra y se queda feliz cuando sus padres la abandonan. Hay que tener cuidado. Empiezas bailando sobre tu tumba, acabas convertido en columnista.

 

Fotos

Vídeos