Justicia cuestionada

CARMELO CARRASCALSAN SEBASTIÁN

Si con motivo de los hechos acaecidos en el procés catalán se celebran diversos juicios, el más notorio protagonizado por el Tribunal Supremo, se debe a que existen evidencias de delitos. En la justicia algunos quieren ver «venganza», pero no es para rasgarse las vestiduras, pues si bien se mira la justicia es la que se ocupa socialmente de sustituir las venganzas personales por otras mejor reguladas y ajustadas. Y, sí, cumple también la función de castigo y escarmiento. O sea, pretende favorecer la no reincidencia. Sin embargo, uno de los doce juzgados en el TS, Jordi Cuixart, el de la sonrisa se ve que arrogante, en su alegato en la Sala, ha advertido que volverá a intentar la insurrección organizando otro referéndum ilegal y demás. Socava con estas palabras y actitud desafiante la Justicia, se coloca por encima de ella. Es la legitimidad de una ideología de unos sobre la legalidad democrática de todos.