En homenaje a la verdad

IÑAKI REVUELTACANTANTE

A raíz de la excarcelación de varios presos vascos y su posterior recibimiento, observamos con gran expectación el revuelo mediático originado. Sorprende ver el grado de enfado de muchos que se rasgan las vestiduras, apelando al suelo ético y a casi una buena moral cristiana. No recuerdo escuchar de estas personas tanta indignación, tras ver hace unos años a altos cargos políticos agasajar fuera de una prisión a condenados por terrorismo, terrorismo de Estado para ser más concreto. Tampoco a la hora de saber de indultos y rebajas de condenas de sujetos que habían participado en secuestros, malversación y las más oscuras acciones de un grupo de mercenarios. Tal ambigüedad plasma la doble moral de la mayoría de la clase política, no sé si por cobardía o por una maldad bien camuflada. Esas actitudes, acompañadas de actos oportunistas como los realizados en su día en Altsasu y Errenteria, constatan la mala praxis de la nueva hornada de políticos. Nunca debiera prevalecer el rédito electoral sobre el dolor de las víctimas, vengan de donde vengan. Este pueblo ha apostado por un camino de paz y reconciliación. Como dijo Arnaldo Otegi, este pueblo recibe a sus hijos no en clave de homenaje, sino en la perspectiva del cariño y las ansias de la mayor normalización posible. Las revanchas no conducen a nada, hay que consolidar la convivencia entre diferentes. Dejemos las rencillas, miremos hacia adelante, el futuro será de las gentes de bien.