Sin Hitler, con Zapatero

Sin Hitler, con Zapatero
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Más que ataque machista es ataque tontista, casi tronista. ¿Alguien puede pensar que Ignacio Aguado es más listo que Leire Pajín y Bibiana Aído? 30 exministros de Zapatero han salido en defensa de sus chicas después de una entrevista de Aguado en ABC donde le preguntaban por las pocas mujeres del Gobierno madrileño. «Es que para poner 'pajines' o 'aídos'…». Los ofendidísimos compañeros socialistas recuerdan en su comunicado, firmado también por ZP, «las leyes de matrimonio igualitario, la ley de Igualdad o la ley contra la Violencia de Género, las leyes anti tabaco o la de interrupción voluntaria del embarazo por plazos…», que llevan el sello de Pajín y Aído. «Verdaderos cambios estructurales, pues sucesivos gobiernos conservadores no se han atrevido a revertirlas». A Pajín y Aído se les ha tratado tan mal como a Neville Chamberlain. Pero sin Hitler, con Zapatero. Como si el Tratado de Múnich no hubiera tenido el fin de calmar a Hitler y evitar la guerra. «Todo por lo que he trabajado, todo lo que he esperado, todo lo que he creído en mi vida pública está en ruinas», dijo en los Comunes cuando estalló la guerra. «Orgullosa de nuestros esfuerzos por el avance hacia la igualdad de género», ha dicho Aído en Instagram.

Tu nombre me sabe a lela. Qué injusto. Margallo y Fernández Díaz fueron los Pajín y Aído del Gobierno de Rajoy (Acebes y Michavilla, de Aznar). Pero Pajín, Aído y otras chicas del montón han funcionado como ministras (ahora exministras) de distracción masiva. El verdadero avance «de género», esa piltrafa lingüística, es que el duelo ahora sea de listas, con Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas exhibiéndose en primero de portavocía. Cayetana con su toque borde (peor es ser 'border line'). Pero también tenemos mujeres que buscan el Punto Lila. ¿Dónde ha quedado el punto G?