El fuego de las redes sociales

LUCÍA CALLEJA

La creación de internet nos ha abierto las puertas a una nueva era, un nuevo comienzo. Ha revolucionado el mundo, la sociedad, la forma en la que nos comunicamos, en la que nos expresamos, en la que existimos. Con la llegada de la red capaz de conectar a un planeta entero también arribaron las redes sociales, el mural que otorgó el poder de la palabra a los que habían sido silenciados durante siglos bajo una falsa libertad de expresión y una censura encubierta. Pero aparecieron asimismo las críticas, el odio... El anonimato arrasó con la armonía que él mismo creó, eclipsando a esa comunidad que le dio vida, que le hizo arder. El anonimato nos dio la más poderosa arma, la oportunidad de escribir un nuevo capítulo con una pluma cargada de una tinta infinita, llena de vida, rebosante de juventud y hambrienta de revolución. Pero existe un doble filo, capaz de quitar intensidad al fuego de la rebelión pero incapaz de extinguirlo, porque hay algo que siempre permanecerá, la victoria del baile frente a la guerra, del amor frente al odio, de la libertad frente a la esclavitud.