Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Sin excusas

ISIDRO ELEZGARAI PRESIDENTE COMITÉ EJECUTIVO UNICEF EUSKADI

2.922 días de conflicto continuado. 2.922 días de violencia, sufrimiento, pobreza, brutalidad, desplazamiento y desesperación. Son 2.922 días en Siria, un país en el que la mitad de los niños y niñas sólo conoce una guerra que, desgraciadamente, parece no tener fin. Tras ocho años, la crisis de Siria se ha convertido en una situación sin precedentes, con más de 13 millones de personas dentro del país que necesitan ayuda humanitaria. Personas como Omar y su familia: «trabajo en una fábrica de estufas porque necesitamos dinero. Quiero crecer, ir a la escuela y ser el mejor estudiante de mi clase para ser ingeniero de mayor. Haré lo que sea por seguir en la escuela». Los niños y niñas tienen que trabajar en más del 75% de los hogares en Siria y en algunos casos su sueldo es el único recurso para las familias. A sus 14 años, Omar sueña con seguir aprendiendo. Sólo quiere eso. Dejar de trabajar. Quiere seguir siendo niño. Sólo eso. Porque cuando la guerra entra hoy en su noveno año, desde UNICEF recordamos que cada día que el conflicto continúa, es otro día robado de su infancia.