Estupidez colaboracionista

JAVIER ALDAY DONOSTIA

Franco cabalga y a su vera cabalga la estupidez que todavía no se ha enterado que el mejor desprecio, es no hacer aprecio. La pasada semana, los vascos hemos podido asistir en directo o por lo medios, a las algaradas promovidas con ocasión de la provocadora visita de una determinada embajada franquista a Euskadi. Una visita que hubiese pasado completamente desapercibida si los habituales valientes y combativos no nos hubieran dado otra demostración de su escasez mental, montándoles unos enfrentamiento que han contribuido a meter en las urnas franquistas unos cuantos votos, que era justamente lo que estos buscaban. Eso en política se llama colaboracionismo. Un viejo amigo ya desaparecido de Simplicius solía decir: la constancia en los reveses dio el triunfo a los japoneses. Y así se están yendo al agujero, de triunfo en triunfo. ¿Cuándo nos dejarán construir en paz?