Dejadez con los cazadores

HARITZ ECEIZA URBIZUFederación de caza de gipuzkoa

Desde la Federación de Caza de Gipuzkoa se quiere dar respuesta a la directora de Montes de la Diputación de Gipuzkoa, Arantza Ariztimuño, en un artículo en DV (9-10-2018). Como afirma, la cuestión de Ulia está sometida a un pronunciamiento del TSJPV en un incidente de ejecución. A los motivos que alega de falta de seguridad y ruido que han llevado a la Diputación a dictar una nueva orden para suprimir los puestos de las líneas de Ulia, en contra de la sentencia, se responderá en sede judicial. En cuanto a las cifras ofrecidas de asistencia de visitantes al entorno, que cifra en 110.000, omite mencionar si lo son en periodo anual, estival, total o cualquiera. El periodo efectivo de caza, de sorteo de los puestos, transcurre entre el 12 de octubre y el 25 de noviembre, estando limitado los sábados, domingos y festivos hasta las 10 de la mañana, por lo que la posible incidencia es prácticamente nula, ante la mínima asistenciade visitantes en dicho periodo y horario.

Afirma la directora que la Diputación acatará dicho pronunciamiento, lo cual ya ha quedado demostrado que no es así, dado que dicho pronunciamiento ya se ha producido, habiendo sentenciado el TSJPV (y ratificado el Supremo) que el ejercicio de la caza en Ulia es legal, y sin embargo, desde que están en el Gobierno, han aprovechado todos los recursos e incidentes para que se mantuviera la prohibición, en el caso de la última Orden Foral, en contra lo establecido en la Sentencia. La Diputación no ha acatado la sentencia del TSJPV y en un evidente fraude de ley pretende dejar sin contenido la misma.

Si el mandato de las Juntas Generales tras presentar 25.000 firmas reivindicando la caza en Ulia fue que se realizara una revisión conjunta, como afirma la directora de Montes, dicho mandato ha sido incumplido, dado que a ningún proceso de análisis se ha llamado a esta Federación, a pesar de haberse ofrecido insistentemente para analizar la situación,

Coincidimos plenamente con la directora cuando afirma que hay que relativizar la cuestión de Ulia, porque el problema de esta Diputación con la caza trasciende a Ulia y es mucho más grave, debido a una total y absoluta dejadez e inactividad por parte del Departamento que no ha sabido o no ha querido dar respuesta ni tan siquiera a las necesidades más básicas de gestión de los cazadores.

Las declaraciones de la directora no se ajustan a la realidad cuando afirma que se realiza un seguimiento de las labores encomendadas en reuniones bilaterales con una periodicidad quincenal. La última reunión a la que esta federación fue convocada fue el 30 de julio, en pleno puente de San Ignacio. Renunciando al mismo, se acudió a Diputación, no apareciendo nadie a la misma, y disculpándose con posterioridad manifestando que se le habría olvidado a la secretaria comunicar la suspensión. Desde entonces no ha habido ningún otro contacto, y en lo que llevamos de 2018, se han celebrado siete reuniones, todas ellas para hablar única y exclusivamente del convenio de caza mayor que sigue sin estar firmado desde el 2014. La dejadez y falta de sensibilidad, queda demostrada en la elaboración de las órdenes de veda. Año tras año, desde que accediera al puesto, se han traducido en un copia y pega de la última orden de vedas que dejó Bildu el año 2014. No se ha aceptado ninguna de las innumerables reivindicaciones y propuestas que los cazadores guipuzcoanos y sus sociedades han realizado a través de esta Federación en los sucesivos Consejos de Caza. Ni una sola incorporación, mientras que, cuando estuvieron en la oposición, hubo promesas políticas en este sentido. Todo lo demás referente a la caza no le ha interesado a esta Diputación. Cuatro años de absoluta inactividad.

Lo que esta Federación reclama son soluciones a los problemas de gestión mediante una relación institucional de fluidez y compromisos con la periodicidad que sea necesaria, además de un respeto a un colectivo de más de 16.000 personas que está totalmente desatendido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos