ya lo decía mi aita: nariz afilada y feo

Eran los requisitos que debía cumplir un ciclista para ser bueno y aseguraba que mi nariz no era lo bastante larga. Daniel Martin cumple sus cánones

TXOMIN PERURENA

Etapa de aviso, con abanicos que pusieron en aprietos a los Izagirre, Roglic, Landa y Quintana, si bien los del Movistar tardaron poco en reintegrarse al pelotón. Por lo demás, el guion de todos los días: escapada, neutralización y llegada entre los más rápidos, con la salvedad de que ayer se encontraron con un repecho camino de la línea de meta. Velocidades altas, kilometrajes largos... La gente se cansa de ver lo mismo. Ahora bien, cuando llegue la primera etapa de montaña, algunos ciclistas la van a acusar más de lo habitual. Se me hacen más amenas las semanas iniciales del Giro y de la Vuelta por la mayor variedad de los recorridos.

Menos mal que me apoyó la amatxo en mis inicios

Esperaba más de Alaphilippe en el Muro de Bretaña. Me dio la sensación de que estuvo demasiado pendiente de un Gilbert que no apareció. Si mi padre estuviera entre nosotros, habría dicho que esta vez sí ganó un corredor de verdad. Daniel Martin reúne los dos requisitos que consideraba indispensables para ser alguien importante en este deporte. Le gustaban los ciclistas con nariz afilada y feos. Me insistía en que yo no valía para esto. Sobra escribir que no porque sea guapo, sino porque creía que no tengo la nariz lo suficientemente larga. Menos mal que me apoyó la amatxo en mis inicios...

Geraint Thomas,segunda baza del Sky

Me sorprendió que Bora tirara con tanta fuerza porque eso perjudicaba a Sagan. ¿Pensaban en Majka? Puede ser. Y por primera vez Geraint Thomas no estuvo pendiente del problemilla de Froome, a quien no esperó. Quizá sea la segunda baza del Sky. De hecho, una semana antes de empezar la carrera, pendientes de la carta enviada por ASO a la dirección del equipo y del veredicto de la UCI sobre la participación del cuádruple ganador de la carrera, era su jefe de filas. Es significativo que no le esperara en los últimos metros.

Mejor que te cedan una bici que cambiar de rueda

Dumoulin tuvo la mala suerte de pinchar la rueda delantera a cinco kilómetros de la meta y recibió una ayuda descarada por parte del coche de su equipo Sunweb. No fue el único. Otros corredores ya pedalearon al abrigo de los coches en otros momentos de la etapa. Los jueces acostumbran a hacer la vista gorda cuando alguien se descuelga por un problema mecánico. Siempre he considerado feo aprovecharte del coche de tu equipo. En su día, lo habitual era que te ayudara el director de otra escuadra y que tú hicieras lo propio con otros. Está más consentido y considero más elegante esa costumbre. Vuelvo al tema de los pinchazos e insisto en lo que expliqué hace unos días. Dado el tiempo que se tarda en sacar estas ruedas por los nuevos sistemas de seguridad, es importante tener al lado a un compañero que lleve una bici similar a la tuya.

Es significativo que Geraint Thomas no esperara a Froome al descolgarse en los últimos metros

Valverde careció de la ayuda de un cuarto hombre de Movistar para acercarle a Daniel Martin

Anteriormente, lo normal era cambiar la delantera, pero ahora necesitas casi el mismo tiempo que con la trasera. Se te van segundos preciosos. Si la avería ocurre a cinco kilómetros de meta, no hay espacio suficiente para recuperar. En estos momentos resulta más eficaz y rápido que alguien de tu equipo te ceda su máquina. El holandés cedió casi un minuto. Algo menos Bardet, víctima de otro incidente mecánico. Llegó a cola de grupo justo cuando empezaban a subir el muro y, como es lógico, volvió a quedarse.

El día que se acaben las gallinas, adiós a los gallos

Se le fue una bonita oportunidad de triunfo a Valverde, tercer clasificado y primero del grupo. Quizá le faltara confianza en sí mismo para arrancar antes. Tampoco dispuso de un compañero que le acercara a Daniel Martin y Latour. El orden cronológico en las filas del Movistar lo dejó claro José Luis Arrieta: número uno, Quintana. No sabemos quién es el dos y quién el tres. En el Muro de Bretaña no vimos el cuarto hombre. Faltaban las gallinas. De momento, solo hay gallos en este corral. Conviene no pasar por alto que el día que se acaben las gallinas, adiós a los gallos. Ley de la naturaleza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos