Cortina de humo

ARMANDO ROCA, ARQUITECTOTOLOSA

Francia tiene desde hace 200 años un ministerio dedicado exclusivamente a la conservación y rehabilitación de su patrimonio. Pensemos que en el centro de Francia existen 200 catedrales como la de Notre Dame. El proyecto que se estaba ejecutando para la rehabilitación de la cubierta incluía, dentro de su documentación, un apartado, de los más importantes, el relativo a la seguridad del edificio, y dentro del mismo, el relativo a incendios. Para dar el pertinente permiso de obra a esta rehabilitación, el proyecto debía pasar una serie de controles técnicos, entre ellos el de la seguridad frente a incendios, sin el cual no se podía dar el correspondiente permiso de obra. En el tema de la seguridad frente a incendios, y dada la naturaleza de la obra, tenía que ser muy exigente. La normativa de incendios exige repartir el edificio en cuestión en sectores de incendio, es decir, compartimentar el edificio a rehabilitar en tantos sectores necesarios y suficientes como para detectar y sofocar en cualquier momento un conato de incendio. ¿Tenía el proyecto presentado estos compartimentos de incendio? Entiendo que por la magnitud de la obra y su importancia, los sectores de incendio previstos asegurarían, en minutos, cualquier irregularidad con respecto al fuego detectado por la red electrónica instalada. Repito, incendio o cortina de humo.