Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Censura ratificada

EDITORIAL

La decisión del Tribunal Supremo de no admitir el recurso de casación interpuesto por los anteriores responsables de EH Bildu en el Consorcio de Residuos determina que esta resolución hace firme la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) hace ahora un año, que decretaba la nulidad del acuerdo de rescisión del contrato con la UTE adjudicataria para construir la incineradora de Zubieta, adoptado en el seno del Consorcio de Residuos por los anteriores gestores de EH Bildu el 25 de noviembre de 2013. El pronunciamiento del Alto Tribunal es la enmienda judicial definitiva a la actuación impulsada por el anterior gobierno foral de EH Bildu, buscando la paralización definitiva de la planta de Zubieta, al tiempo que ratifica que hubo una «desviación de poder» atribuible a los gestores de aquel acuerdo. El fallo del Supremo refuta una actuación censurable de EH Bildu en relación a la incineradora, porque la rescisión del contrato que ahora declara nula, comportó el pago de una indemnización de 8 millones de euros a los anteriores adjudicatarios, la pérdida de la financiación concedida por el Banco Europeo de Inversiones y unas pérdidas acumuladas para GHK de unos 40 millones de euros.

 

Fotos