Casi 300

Casi 300
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Qué cachondos los de La Sexta programando ayer la película '300', péplum moderno y épico con un Gerard Butler de color cetrino y un agujeraco. La batalla de las Termópilas entre griegos y persas. 300 es un número redondo. Para un programa setentero de televisión donde ver cantando a Pepe Domingo Castaño o para las medidas de Pedro Sánchez. Podría ser el contorno de su ego, pero son las medidas de Gobierno por si alguna vez hay uno funcionando y no en funciones eternas. Poca diferencia entre Sánchez y Rosa María Mateo.

Sánchez, antes de soltar el tocho de las 300 medidas, cuyo objetivo principal es Unidas Podemos (y después, Esquerra), incidía mucho en que son 300 medidas progresistas. Un programa común pero sin Pablo Iglesias y su harén mixto metiendo las zarpas (fuera, bicho, del Gobierno). Después de la entrevista donde Don Funciones lo repetía, Iglesias tuiteó como Yoda: «El arte de la santa paciencia» con un vídeo de la pelea entre Ali y Foreman del 74. No queda muy claro quién pretende Iglesias que es Ali y quién Foreman. Tuvo paciencia Ali, pero justo antes de que acabara el octavo asalto noqueó a Foreman. El ego de Iglesias también debe de medir 300 de contorno. Su cripticismo está entre Yoda y Yogi Berra, ya que nos hemos metido en cosas deportivas y hemos aparcado las series. «Esto no se acaba hasta que se acaba», decía Berra. Y también: «Cometimos muchos errores malos». Aquí está lo de no haber aceptado las migajas vicepresidenciales y ministeriales que Sánchez le ofreció antes de las vacaciones en funciones. Pero mi locura favorita de Berra es: «Cuando llegues a una encrucijada, tómala».

De '300' hicieron una parodia nada fácil dado el disparatado listón de esos testosterónicos espartanos. En 'Casi 300' tenían una buena frase: «Cuanto más grande es el agujero, más caben dentro». Es la encrucijada.