Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Brazo de mar

Los humanos somos seres que nos adaptamos fácilmente a la realidad que nos rodea

Felipe Juaristi
FELIPE JUARISTI

Un brazo de mar separa la playa de la isla, un simple brazo de agua salada, que adquiere la densidad del ambiente, el frío del clima, el color de las circunstancias. En la playa se ve a un grupo de bañistas, más mujeres que hombres, haciendo ejercicio. Antes las he visto correr alegres y ufanas por la arena, sumergirse un instante entre las olas, salir en estampida, secarse con alguna toalla. Los humanos somos seres que nos adaptamos fácilmente a la realidad que nos rodea. Somos como esos corzos que saben lo que tienen que hacer para sobrevivir. Se esconden en el bosque y apenas asoman, cuando intuyen algo que les pueda perjudicar. En eso, están bastante más preparados que los humanos, huelen el peligro que les acecha. Salen al campo, cuando nada les atemoriza, y se les puede ver desde la carretera, a lo lejos, con las antenas del oído atentas.

 

Fotos