El apoyo a los CDR

VALENTÍN ABELENDA

El apoyo del presidente de la Generalitat y de los partidos del Gobierno catalán a los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) procesados por terrorismo y enviados a prisión, es simplemente una forma de legitimación social del uso de la violencia. Si a esto se añade la acusación al Estado de haber organizado un montaje, entramos en el terreno de la psicopatología. Hace bien el Gobierno en impugnar los acuerdos del Parlament sobre la retirada de la Guardia Civil de Cataluña y la amnistía para los que denominan presos políticos. Pero no bastará con eso. El problema es muy profundo y la pregunta es si una mayoría de la sociedad catalana va a acompañar la locura de sus líderes o les dará definitivamente la espalda.