Caso Altsasu

IDOIA GOIKOETXEA/JOSE DONLO

Llevamos más de dos años y medio sufriendo las consecuencias de los desgraciados hechos sucedidos en Altsasu en 2016, y nos parece oportuno plantear una reflexión en estas fechas en las que los partidos exponen sus programas. Algunos de estos ya se votaron en las generales y hoy se votarán los ayuntamientos, el Gobierno de Navarra y el Parlamento Europeo. Tenemos conocimiento de que, en varias ocasiones, se ha mantenido contacto con las instituciones políticas mencionadas en las que se ha podido explicar y compartir la indefensión y desamparo en la que nos encontramos, la injusticia y desproporción que, a nuestro juicio, se ha cometido en este caso, conculcando gravemente derechos humanos. Volvemos a emplazar a los partidos y a invitarles a incluir algún compromiso al respecto. Aunque se está a la espera de la resolución judicial del caso, los partidos deberían atender sus particularidades para mejorar la democracia, favorecer un futuro de convivencia y de derechos fundamentales. En el largo recorrido, hemos escuchado planteamientos de crítica y/o denuncia sobre muchos temas: aplicación del Código Penal (terrorismo, agravante de discriminación ideológica), enjuiciamiento en la Audiencia Nacional y no por el juez natural, abuso de la prisión preventiva, falta de proporcionalidad...; aspectos que tienen que ver con el quehacer del Poder Legislativo, con el derecho a la defensa, con la supervisión por parte de las instituciones europeas... Todo ello ligado al ámbito de representación que estamos eligiendo ahora, en estas elecciones. Esperamos que a partir de hoy se pueda seguir manteniendo reuniones con las personas ya electas para ayudar a la resolución del caso y la puesta en libertad de nuestros jóvenes.