Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Los Bravos: 'Los Bravos' (Columbia, 1966)

Imagen del grupo./
Imagen del grupo.

El quinteto capitaneado por el visionario productor Alain Milhaud consiguió llegar a los oyentes de todo el planeta a partir de una maquinaria musical perfectamente engrasada

CÉSAR CAMPOY

Lo tenían todo para convertirse en el grupo de beat, surgido desde tierras españolas, más internacional de todos los tiempos: un productor y mánager con las ideas más revolucionarias que había visto aquella industria discográfica que acababa de salir de la prehistoria; temas pegadizos, algunos de ellos firmados por compositores de primera línea; grabaciones en los mejores estudios de Londres; músicos de sesión de primera fila; un vocalista de carisma indudable... Se puede decir que Los Bravos fue el primer producto musical comercial de pop construido con una base sólida en este país. Y lo fue merced a la conjunción de diversos factores que, a mediados de los 60 del siglo pasado, representaban una verdadera ruptura con la manera de funcionar del sector. Hasta aquel momento, tan sólo el proyecto Los Brincos había gozado de tamaño nivel de previsión y profesionalidad. De hecho, durante buena parte de la segunda mitad de la década, ambas formaciones rivalizaron, a un nivel altísimo, a la hora de tratar de convertirse en el conjunto hispano con más entidad y proyección.