Las urnas vaticinan una reñida tanda de honor en las municipales

En Trintxerpe. Las mesas electorales habilitadas en el colegio Karmengo Ama./VIÑAS
En Trintxerpe. Las mesas electorales habilitadas en el colegio Karmengo Ama. / VIÑAS

Una diferencia de sólo 59 votos separa a las cuatro fuerzas más votadas este pasado domingo en las elecciones generales

Elena Viñas
ELENA VIÑASPASAIA.

El de Pasaia es un municipio que sorprende en casi cualquier circunstancia y no iba a ser menos la noche electoral vivida este pasado domingo. Las cuatro fuerzas más votadas en las generales del 28-A lograron un empate técnico con una horquilla de apenas 59 votos. Unidas Podemos tiñe de morado la población, aventajando en únicamente cinco papeletas al PNV y en doce, a EH Bildu. El PSE-EE completa el bloque triunfador.

A pesar de que las municipales acostumbran a arrojar resultados diferentes, las urnas pasaitarras permiten augurar una reñida tanda de honor el próximo 26 de mayo. Y siguiendo con el símil arraunlari, la emoción ya se adivina de cara a esa jornada comparable a la del segundo domingo de regatas en La Concha.

La bandera de la alcaldía se disputará, previsiblemente, entre los cuatro partidos que en la actualidad cuentan con representación municipal, relegando a PP y Ciudadanos a la tanda de consolación.

El partido de Pablo Iglesias sumaba en esta ocasión 1.956 votos -se tradujo en un 22,61%-, perdiendo 741 votos con respecto a 2016 -entonces alcanzó el 34,78%-. Habrá que esperar para comprobar si la candidatura en la que boga Julen Rodríguez Aboy frena o no esa caída. De repetirse la victoria de este domingo, Unidas Podemos pasaría de ser el grupo con menor número de concejales en el Ayuntamiento -hoy bajo la marca Puede Pasaia- a convertirse en el más respaldado.

Cinco votos, prácticamente el equivalente a poco más de uno por cada distrito, es la exigua diferencia a la que se sitúan los jeltzales, que mejoran su marca de hace tres años, sumando 540 nuevos votos hasta alcanzar los 1.951. La de Nahikari Otermin es desde hace cuatro años la segunda fuerza en el Consistorio, donde gobierna conjuntamente con el PSE-EE. Si toma la delantera dentro de poco menos de un mes, podría continuar formando gobierno, reeditando el pacto con los socialistas, aunque, eso sí, arrebatándoles la alcaldía.

EH Bildu también gana apoyos, concretamente el de un total de 547 vecinos. Los 1.944 votos que obtuvo el domingo le relegan a la tercera posición en un feudo perteneciente históricamente a la izquierda abertzale y que la coalición tratará de reconquistar en pocas semanas.

La derecha pierde votos

Los socialistas suben, igualmente, adjudicándose 724 votos más y a pesar de ser los auténticos vencedores a nivel estatal, hubieron de conformarse con el cuarto puesto de la noche en Pasaia con sus 1.897 votos finales. Queda por desvelar la incógnita de si la remontada les alcanzará en los siguientes comicios para permitir que Izaskun Gómez renueve su cargo de alcaldesa.

Por el contrario, el Partido Popular pierde votos, un total de 294, quedándose con 380. Los de Albert Rivera lograron 205 votos, mientras que la formación que lidera Santiago Abascal no pasó de los 109. PACMA obtuvo 100 votos. La abstención fue del 29,80%, frente al 37,59% registrado en las mismas elecciones en 2016. Hubo 59 votos en blanco y otros 78 nulos.

La fotografía política en Pasaia está servida, pero al igual que sucede en La Concha, todo puede pasar en las elecciones municipales.