La ola urdiña pega también con fuerza en el mar Mediterráneo

Txapelduna. Vega con la medalla de plata lograda en veteranos +50./
Txapelduna. Vega con la medalla de plata lograda en veteranos +50.

El veterano Ramón Vega se hizo con la medalla de plata en la nueva cita de la Copa de España de Kayak de mar celebrada en Villajoyosa

Elena Viñas
ELENA VIÑAS PASAIA.

Pasaia Kayak ha contado con representación en la segunda prueba de la Copa de España de kayak de mar 2019, que se celebraba este pasado miércoles, en categorías superiores, incluidas las de todos los tramos de edad de la clasificación de veteranos, en la localidad alicantina de Villajoyosa. Hasta allí se desplazó el palista Ramón Vega, uno de los veteranos más destacados del club pasaitarra, con la intención de medir sus fuerzas con especialistas de todo el estado en la categoría de +50.

Las expectativas eran halagüeñas a priori, y la regata no las desbarató. Encuadrado en su tramo de edad con otra decena de palistas de diferentes puntos del estado, Vega planteó una regata conservadora, reservando fuerzas para el final, y su estrategia resultó acertada. La salida fue conjunta para ambos sexos a partir de la categoría sub-23, con cerca de un centenar de palistas en la salida, tipo Sella, con las embarcaciones a pie de agua.

El representante pasaitarra se puso en marcha con prontitud pero manteniéndose dentro de su ritmo, sin revolucionarse. Sus rivales más directos marchaban por delante de él, y quedó encuadrado en el grupo seguidor de los tres primeros palistas de su categoría, en un largo en el que pequeña baga reinante acompañaba en el esfuerzo. Así, con el primer clasificado de la categoría, el granadino Baltar ya destacado, Vega llegó a la ciaboga de mitad de prueba en cuarto lugar, bien posicionado para apurar sus opciones. Comenzó a subir su ritmo, alcanzó y superó sin contemplaciones al tercer clasificado antes de la primera mitad del largo de vuelta, que se fue haciendo cada vez más duro, e hizo lo propio con el segundo, Antonio Salva, del Mar de Mallorca, poco después de sobrepasar la mitad del largo; el balear aguantó durante un rato a su ola, pero cedió finalmente, a falta de unos 2.000 metros para la línea de meta, pagando su sobreesfuerzo. El representante pasaitarra afianzó su posición y la defendió con solvencia, aunque ya sin opciones de pelear la primera plaza, con el representante granadino destacado con claridad.

Finalmente, completó los 10.500 metros de la prueba con un tiempo final de 58.23:34, con un minuto y 17 segundos de ventaja sobre el tercer clasificado final y un minuto y 42 segundos sobre el cuarto, representante del Marina Valencia.

Un paréntesis de siete años

Nuevo éxito de club pasaitarra, esta vez de ámbito estatal, que cierra un paréntesis de siete años sin medallas en la modalidad marina, cuando en 2012 -y también en Villajoyosa, con ocasión de una Copa de España de la especialidad- el actual presidente de la entidad, Txema Yarza, logró también una medalla del mismo metal en la categoría de veteranos.

Ironías y casualidades del destino. Desde entonces, se han sucedido muchas variaciones y muchos cambios en la dársena, pero ahora que el club pasaitarra vuelve a contar con una representación integral en todas las categoría y modalidades, se dan las circunstancias para pensar que la medalla lograda por Vega pueda tener su continuidad y que no sea la última que el club pasaitarra se traiga para la dársena portuaria en esta bella modalidad piragüista. El tiempo lo dirá.

De momento, la ola urdiña ha llegado también en su versión marina a orillas del Mediterráneo y lo ha hecho en puertas de un fin de semana cargado de actividad para el club trintxerpetarra. En breve encarará el Campeonato de Gipuzkoa de alevines e infantiles en aguas tranquilas en Irun y la primera prueba de la XV Copa de Euskadi de kayak de mar, con la particular regata de Ullibarri-Gamboa, en la que Pasaia Kayak comenzará la defensa del título que tan incontestablemente logró el pasado año. Esperemos que la ola urdiña siga creciendo.