«Fue una sorpresa que me llamaran de San Juan»

Korta y los remeros de la Erreka ayer, en Donostia. /  VIÑAS
Korta y los remeros de la Erreka ayer, en Donostia. / VIÑAS

Desde que la noticia del posible fichaje de José Luis Korta como nuevo entrenador de la Erreka de San Juan se hizo pública, la imagen más buscada era la del encuentro entre el técnico y los remeros rosas, que se produjo, finalmente, ayer en el muelle donostiarra. Korta acudió a presenciar la regata de la ARC-1 celebrada a media mañana en La Concha. Instantes antes de que los sanjuandarras bajaran al agua, conversó con Juan Mari Etxabe, quedando de manifiesto la buena sintonía existente entre ambos. Mañana, volverán a reunirse en las instalaciones de Koxtape junto al presidente del club de remo, Xabier Arraras, para culminar sus negociaciones.

«Veremos qué pasa. Fue una sorpresa que me llamara Arraras, pero vivo lejos. Ir y venir todos los días desde Castro Urdiales me da mucha pereza. Ya veremos...», confesaba José Luis Korta a este medio, sin ocultar la ilusión que le ha hecho la invitación de volver al remo.

«Fue una noticia agradable que me llamaran del que se puede decir que es mi pueblo», aseguraba, recordando que su padre era de San Juan, mientras que su madre era natural de Orio.

A la pregunta de qué puede aportar a la Erreka, el técnico respondía que «ilusión». «Etxabe sabe tanto como yo de remo, pero a veces no te salen las cosas... Lo importante es que los que van dentro tengan confianza y que el bote ande. A la tripulación le debe dar igual quién esté fuera. Si andan, todos están contentos», declaraba.