Las sardinas tendrán que esperar 24 horas

La decena de dantzaris que tomó parte en el campeonato de baile a lo suelto celebrado a cubierto de la lluvia en la plaza Santiago. / ELENA VIÑAS
La decena de dantzaris que tomó parte en el campeonato de baile a lo suelto celebrado a cubierto de la lluvia en la plaza Santiago. / ELENA VIÑAS

El mal tiempo, que obligó a suspender ayer algunos actos, aplaza la celebración de San Pantaleón |

Elena Viñas
ELENA VIÑASPASAIA.

La lluvia que cae sin cesar desde últimas horas de la tarde del jueves y las previsiones meteorológicas de empeoramiento obligaban a la comisión de fiestas de San Juan a reunirse a media mañana de ayer de urgencia y tomar una decisión tan poco deseada como inevitable. El programa de actos previsto para hoy, sábado, dentro de los festejos de Santiago, se aplaza en su totalidad a mañana, una jornada que requerirá de «modificaciones» para adecuarse «a las nuevas circunstancias».

Así lo manifestaron los integrantes de la citada comisión a través de un comunicado. En él también alertaban de la suspensión de varias de las actividades que habían de tener lugar en las siguientes horas, como la actuación de bertsolaris de la tarde y los conciertos nocturnos en las txosnas.

La celebración del día del pescador, a la que da lugar cada 27 de julio desde hace ya cincuenta años San Pantaleón, se aplaza a mañana. Será entonces cuando se puedan degustar los kilos y kilos de sardinas que las cuadrillas de amigos asan para repartirlas de forma gratuita entre multitud de sanjuandarras y visitantes. Al domingo se trasladan, igualmente, propuestas como la comida de jubilados y la Tamborrada Arrantzale, que creó hace medio siglo Pedrotxo y que este año promete una sorpresa.

La jornada del día 28 arrancará, a las 10.00, con una diana de la mano de los txistularis de Itsas Mendi Elkartea por las calles del distrito, el campeonato de pelota juvenil en el frontón, el campeonato de carabina también en el frontón para niños y jóvenes y a continuación, una fiesta Holi. Le seguirá, a partir de las 12.30, un campeonato de rana, bote y toca en la plaza Santiago; y a las 13.30, el XIV Concurso de decoración floral de balcones, con su correspondiente reparto de premios entre los ganadores.

La plaza Santiago será escenario, también a mediodía, de una sesión de muxikoak, mientras que a las 13.30 horas se servirá la popular comida infantil en Bixi Bixi, seguida de juegos para los más pequeños de la casa a las puertas de esta activa sociedad situada en el barrio de Meipi.

Las personas mayores celebrarán su comida, a las 14.00, en la plaza Santiago. A continuación, habrá animación musical de la mano de Pasai txaranga y baile. A partir de las 15.30, las cuadrillas recogerán las sardinas y el carbón a las puertas del Palacio Arizabalo para comenzar a preparar las brasas, al tiempo que los integrantes de Pasai inundan de música la calle empedrada.

La sardinada dará comienzo a las 19.00 horas. «Este año vuelve a ser patrocinada por la Autoridad Portuaria de Pasaia», señalan desde la organización, al tiempo que recuerdan que no faltará, a las 20.00, el DJ en la plaza par aponer banda sonora a un festejo que atrae a buen número de personas.

Una hora más tarde, Bonantza acogerá el concierto del sanjuandarra Andoni Ollokiegi, que pasa a cambiar de horario. Hacia las 22.30 saldrá la Tamborrada Arrantzale, acompañada de la banda de música Konstantzia. Será uno de los momentos más emotivos de la jornada. Los rataplanes tomarán la noche de un extremo al otro de la población haciendo escala en la plaza Santiago.

Por los antepasados

La ermita de Santa Ana que únicamente se abre una vez al año cumplió ayer con la tradición para rendir tributo a su patrona. A los pies de la imagen, el párroco Xabier Erro señaló que era un día para recordar a los abuelos y a los antepasados. «A ellos les debemos muchas de las cosas que tenemos ahora, como este templo y lo que simboliza, pero también cosas que no se pueden ver. Ése es el caso de la fe», manifestó.

Erro hizo un llamamiento a los asistentes a la misa a «llevar adelante este pueblo» y también a «aprender a cuidar la naturaleza y ser menos consumistas». Durante la homilía recomendó, asimismo, que se cuide todo aquello que se ha heredado de generaciones anteriores para que las venideras puedan también disfrutarlo.

La romería que cada año se lleva a cabo a las puertas del templo tuvo que trasladarse a su interior por el mal tiempo. Los bancos de la iglesia dejaron espacio a las mesas en las que los mayores de Aiton Amonen Aterpea repartieron caldo y pintxos. Los txistularis de Itsas Mendi Elkartea tocaron a cubierto permitiendo disfrutar del festejo a niños y adultos.

Quienes tampoco renunciaron a seguir festejando los Santiagos fueron los representantes de las distintas asociaciones locales que entraron en liza en el campeonato de marmitako. La lluvia condicionó todos los actos desde la celebración del campeonato de dantzaris de baile a los suelto.