El Pasaia empató sin goles ante el Balmaseda en el último partido en casa

M. L. PASAIA.

Se enfrentaban el pasado sábado en el campo de Jesús María Zamora el Pasaia y el Balmaseda, cuarto clasificado en la tabla. El partido se presentaba interesante sobre el papel, con un equipo rojiblanco que despliega su juego y un rival con opciones de, en caso de ganar, clasificarse para el play-off de ascenso. Nada más lejos de la realidad, ya que fueron los pasaitarras, con juego y ganas de agradar a su afición, los que se dejaron la piel en el campo. El juego se desarrolló en el centro del mismo con un Pasaia que apretaba todo lo que precisaba y un Balmaseda que, encerrado, se defendía como podía.

En la segunda parte, más de lo mismo. La escuadra vizcaína bastante tenía con defender las acometidas locales sin crear ninguna ocasión para inquietar la meta defendida por Guillermo. Aún quedaba lo mejor, los últimos diez minutos, en los que «el Balmaseda no quiso jugar a fútbol perdiendo tiempo de una forma descarada, sin nada de pudor y más para un equipo de esta categoría de profesionalidad, cosa que no gustó a los espectadores del Jesús María Zamora». Así lo manifestaban desde la directiva del Pasaia Kirol Elkartea.

Al final, los locales se llevaron un punto que sabe a poco, pero que le acerca al objetivo de la permanencia.

El balón para este partido fue donado por Tecomar, mientras que el número premiado en el tradicional sorteo del campo fue el 653. El próximo encuentro tendrá lugar este sábado, a partir de las 19.00 horas, en Zubieta, contra la Real Sociedad C.