Ondartxo deja en suspenso su futuro

El coro Ondartxo en una imagen actual tomada a las puertas de la iglesia de San Fermín de Pasai Antxo. /
El coro Ondartxo en una imagen actual tomada a las puertas de la iglesia de San Fermín de Pasai Antxo.

La coral cesa su actividad 36 años después de su fundación en Pasai San Pedro |

Elena Viñas
ELENA VIÑAS PASAIA.

Se creó en una asamblea celebrada en el Udal Aretoa el 28 de febrero de 1983, como continuación de los ensayos de Olentzero del año anterior «dada la cantidad de cantores que habían participado en él». Como presidente fue elegido José Ignacio Elortegi Bilbao y como director, José Luis Gil. La primera actuación de Ondartxo Abesbatza se celebró en la iglesia parroquial el 17 de noviembre con motivo del décimo aniversario de la Fanfarre Tirri-Tarra. La presentación oficial se produjo el 27 de junio, compartida con la Coral Andra Mari y Eskifaia Abesbatza en la iglesia.

La formación se integró en la Federación de Coros de Gipuzkoa, siendo uno de sus cantores, José Antonio Romero, integrante de su junta directiva y como secretarias auxiliares, las hermanas Mª José y Miren Sein, también integrantes de Ondartxo.

Según explican sus componentes, «empezamos a cantar en los festivales corales que organizaba la federación y el 4 de octubre de 1984, con motivo del Kilometroak, cantamos con casi mil coralistas en la plaza de la Música de Errenteria. Con la referencia de Musikaste y, salvando las distancias, organizamos del 1 al 7 de diciembre de 1986 nuestra primera Semana Músico-Coral de San Pedro, reuniendo en San Pedro a todos los coros de la zona de Jaizkibel».

En 1987 crearon su propia cantera, de la mano del coro infantil Aingura Abesbatza, con 65 componentes, niños y niñas de San Pedro, y bajo la batuta de Sebas Salaberria y su hija Maite. Contaron con la colaboración inestimable de Maite Oca y su presidente era Dionisio López.

En la primavera de ese año se organizó, por Aingura, la primera Topaketa Infantil de la zona Jaizkibel. «Qué grato recuerdo con aquellos más de trescientos niños cantando por nuestras calles, comiendo en nuestro frontón y ofreciendo un maravilloso concierto en nuestra parroquia, donde nos tuvimos que refugiar de la galerna que se levantó, pero que nada tuvo que ver con los cánticos ofrecidos», rememoran.

En 1985, la Federación de Coros de Gipuzkoa, con el objetivo primordial de sacar la música coral a la calle, propone llevar a cabo la TTopara de Coros, que se plasma ese primer año en Hondarribia. Le siguen Eibar, Zarautz y Tolosa y la quinta se organiza el domingo 21 de mayo de 1989 en Pasaia, a cargo de Ondartxo Abesbatza. Las calles de los diferentes distritos vieron cambiar su fisonomía con la presencia de un millar de coralistas de cerca de una treintena de coros. La comida se celebró en la lonja y el concierto principal, en el polideportivo de Bidebieta, siendo homenajeado el compositor vasco Juan Urteaga. «Con un final de fiesta en nuestro frontón despedíamos la quinta, y tristemente última, TTopara de Coros de Gipuzkoa», indican.

Vinculado a la historia local

Ondartxo siempre ha sido un coro entroncado en su pueblo, organizando pregones y conciertos y poniendo el acento en la historia del distrito y en los principales nombres propios: 25 años del Club de Fútbol, 40 años de Tirri Tarra, 50 años del Grupo de Montaña Kalparra, 50 años del Club de Remo, 75 del Txoko y de la Piña.

«Y utilizando la música como excusa para conocer nuestra historia, reconociendo el trabajo del maestro Tomas Garbizu, quien fuese organista de nuestra iglesia, Rosario Vergara, quien sustituyese a Garbizu en el órgano de la parroquia, Aquilino Amezua, que tuvo su fábrica de órganos en San Pedro, del bertsolari sanpedrotarra Ion Azpillaga, Mª José Arrizabalaga, mezzo durante 20 años de la ópera de Berlín, el escultor Ricardo Ugarte, y el compositor Josu Elberdin, entre otros; y personajes populares como Dionisio Inda, Bixente Etxeberria, José Antonio Sanbaudelio, Julián Osa, Pilar Arratibel y el inolvidable Manuel Arrillaga. También personajes de otras épocas, como Blas de Lezo y Joaquín María Ferrer», manifiestan.

Después de tanto tiempo y tanto trabajo, Ondartxo ha decidido tomarse «un respiro», que «se antoja largo, pero no definitivo». Deja las puertas «entreabiertas» por si, como hace treinta y seis años, «algún día mujeres y hombres de este pueblo deciden despertarle de su letargo e iniciar una nueva andadura». «Ondartxo en este momento quiere agradecer a todas las entidades que han colaborado con nosotros de distinta manera en esta andadura y, sobre todo, y con un cariño especial, al pueblo de San Pedro, por el que siempre nos hemos sentido totalmente arropados, y cómo no, a todos esos hombres y mujeres que han cantado con nosotros. Nos gustaría personalizarlo en la persona que durante un largo tiempo fue alma mater del coro. Nos estamos refiriendo a José Luis López Galdona, director de la coral, activador de salidas, parte importante en la organización de la Semana Músico-Coral, archivero mayor, preparador de carpetas, es decir, hacía de todo», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos